Déxter Pérez Rodríguez, activista cubano y miembro de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), fue detenido y amenazado en Holguín, luego de que semanas atrás denunciara actos de corrupción del teniente coronel Douglas Torres Pupo, y otros agentes del (DTI) Departamento Técnico de Investigaciones.


El jueves pasado el activista fue conducido a las celdas de la Unidad de Instrucción Policial, que se conocen como “todo el mundo canta”, situada en Pedernales, barriada en las afueras de Holguín.

Pérez Rodríguez declaró que “fue arrestado por los oficiales de la Seguridad del Estado, el primer teniente Evelio y Jorge Saldívar y llevado hasta la unidad de Instrucción Penal”.

En la Unidad Policial un oficial le levantó un acta de advertencia diciéndole que “a través del teléfono había usurpado la identidad de funcionarios públicos y podría recibir una pena de tres años de privación de libertad”.

En septiembre, Déxter notificó a Martí Noticias, que el teniente coronel Douglas Torres Pupo (Jefe del DTI), así como el mayor Léster Ávila Velázquez (jefe de la sección de Robo con Fuerza) y un capitán de apellido Carballosa habían sido sancionados y liberados de sus cargos.

El activista relató que lo llevaron a la 1era Unidad de policía hasta la noche, y más tarde lo trasladaron a Pedernales, donde estuvo hasta el domingo 22.


El teniente coronel Torres Pupo también reprimió durante el 2010 y 2014 a la familia del mártir Orlando Zapata en el municipio Banes, también en Holguín.

El disidente denunció a Martí Noticias que las autoridades también amenazaron a su suegro de 67 años de edad, Carlos Hijuelo Leyva, quien fuera arrestado e intimidado.

“Él es el dueño de este teléfono y según ellos yo hago denuncias por este teléfono para Radio Martí y que si me mantenía haciendo denuncias le iban a quitar el teléfono”, detalló el miembro de la UNPACU.