Captura de pantalla Cubanet

Ramon Rigal y su esposa Ayda Exposito ha sido condenados a años de privación de libertad por el «delito» de querer educar a sus dos hijos en casa, o lo que se conoce también internacionalmente como homeschooling.


Rigal recibió dos años mientras que su esposa fue sentenciada a un año y medio, compartió AmericaTeVe.

El matrimonio tiene dos hijos, una niña de 13 años y un varón de 9 años y ya habían cumplido un año de arresto domiciliario por el supuesto delito; sin embargo, a este último juicio no pudieron llevar representacion legal porque se les avisó con media hora de antelación.

Los padres han dicho que no llevan a sus hijos a la escuela en Cuba para que no sufran la propaganda ideológica y el ateísmo en las aulas del sistema educativo en la isla. En su lugar los niños reciben una educación privada vía online por una escuela cristiana en Guatemala.

Cuba no permite la educacion fuera de los centros oficiales del régimen y ve la enseñanza en casa como una práctica internacional capitalista.


El matrimonio fue acusado y sentenciado bajo los cargos de «actos contra el normal desarrollo del niño, asociación ilícita y asociación para delinquir».