Un hombre de 73 años pasaba por la estación de gasolina Cumberland Farms de Fort Edward, al norte de Nueva York, y compró un boleto de la lotería de 30 dólares, que le hizo ganar 10 millones.

Dale Farrand pasó por la tienda para comprarle bocadillos a su perro “Boots”, y entonces pensó en comprar cigarros y un raspadito Cash Spectacular, también.

El anciano raspó el boleto antes de subirse a su auto, y se dio cuanto era muy afortunado.

“Lo raspé en el auto y comencé a temblar cuando me di cuenta que había ganado”, contó el neoyorquino.


Pero Dale estaba nervioso, así que condujo hasta a su casa, y le pidió a su esposa revisara el boleto.

“Bajé la ventanilla y le pedí que revisara el ticket por mí. Estaba mucho más emocionada que yo”, detalló Farrand.

El hombre recibirá un pago único por 6.7 millones de dólares, después de todas las retenciones fiscales.

El matrimonio piensa invertir su dinero en pagar la hipoteca de su vivienda, además ayudar a sus hijos y nietos.

“También usaremos algo de eso para mejoras en el hogar”, adelantó.

Por protección desde que se dio a conocer la noticia, la casa de los Farrand es custodiada por una patrulla de la policía.

(Con información de Mundo Hispánico)