Según señalan analistas, Pekín está profundizando su presencia empresarial en la Isla para ayudar al régimen a sobrevivir a la crisis que atraviesa Venezuela y a minimizar un posible retroceso en la distensión de las relaciones con Estados Unidos, informó Reuters.

Las importaciones cubanas desde China alcanzaron un récord de 1.900 millones de dólares en 2015, casi un 60% por encima del promedio anual en la década anterior, y se situaron en 1.800 millones de dólares el año pasado debido al menor flujo de dinero y petróleo precedente de Venezuela por la turbulencia económica y política que atraviesa el país sudamericano.

La creciente presencia de China ofrece a sus compañías una ventaja sobre sus competidores estadounidenses en la apertura del mercado de Cuba. Y además, podría dejar a la Isla menos expuesta a la posibilidad de que el presidente Donald Trump revierta el alivio a las restricciones comerciales impulsado por su predecesor, Barack Obama.

Un deterioro en las relaciones entre Washington y Pekín bajo Trump podría llevar también a los asiáticos a profundizar sus inversiones en la Isla, según apuntan analistas.

Ted Piccone, analista del Brookings Institution que se especializa en América Latina, dijo que si el Gobierno de Trump incrementa la presión sobre China, el gigante asiático podría aumentar su presencia en los países de la región.


China, la segunda mayor economía del mundo, vende bienes al Gobierno cubano en condiciones de créditos blandos. Es el mayor acreedor de la Isla y la deuda se reestructura regularmente, aunque las cifras y los términos se consideran secreto de Estado.

Pese a que La Habana no publica datos de inversión, la prensa estatal ha estado difundiendo noticias sobre proyectos chinos en infraestructura, telecomunicaciones y turismo.

Autobuses de Yutong, camiones de Sinotruk, tractores de YTO y automóviles de Geely son comunes en Cuba, donde los principales productos estadounidenses en exhibición son los autos que se remontan a la década del 50, antes de que entrara en vigor el embargo.

Los cubanos acuden diariamente a cientos de puntos de WiFi que cuentan con tecnología de Huawei, otra empresa china.

(Con información de Diario de Cuba)