Balseros cubanos- foto de archivo (pixabay)

El analista estadounidense, John Caufield, asegura que las condiciones en Cuba podrían llevar a otro éxodo masivo como el ya vivido en los años 80 y 94.


Caufield, quien fuera jefe de la antigua Sección de Intereses de EEUU en La Habana, escribió en un artículo de opinión en The Hill que se hace evidente la crisis del país cuando se observan las multitudes de solicitantes de visas en las puertas de embajadas extranjeras.

Caufield explica que el impacto de la crisis económica en Venezuela causa un daño profundo en Cuba. «El impacto se ve en la escasez de combustible y alimentos, incluso para aquellos residentes que poseen pesos convertibles», dijo.

Con el atenuante de las medidas del Presidente Trump que daña directamente el sector del turismo en la isla, las nuevas medidas de remesas y viajes, Caufield asegura que los cubanos están recordando el infame «período especial» después del colapso de la Unión Soviética cuando el corte en la ayuda soviética causó una severa contracción en la economía cubana.

«Muchos cubanos, especialmente los jóvenes, creen que la única forma de mejorar sus vidas es emigrar fuera de la isla», dijo el analista.

«Las tensiones sociales y económicas actuales dentro de Cuba, combinadas con el aumento de las sanciones económicas estadounidenses en la isla, están creando las condiciones para un nuevo éxodo masivo», añadió.


Caufield plantea que la posibilidad de un éxodo obliga a Estados Unidos a «enfocarse en las preocupaciones cubanas».

El gobierno de los Estados Unidos podría enfrentar una decisión crítica sobre cómo responder si la cantidad de refugiados cubanos aumenta a decenas de miles. «Si la historia es un indicio, esta nueva ola de inmigrantes cubanos también se alojará en los Estados Unidos. La Ley de Ajuste Cubano de 1966 permite a los cubanos solicitar la residencia permanente legal después de un año de presencia física en los Estados Unidos», asegura.

John Caulfield es ex jefe de la sección de intereses de Estados Unidos en La Habana. Es el fundador de la Fundación Innovadores, una organización estadounidense sin fines de lucro que apoya a los empresarios de tecnología en Cuba.