Ana Fidelia Quirós se suma a la confección de cubrebocas para prevenir el Covid-19 en Cuba/Captura de pantalla

La ex atleta cubana Ana Fidelia Quirós de 57 años se ha sumado desde su casa en la Isla, a la confección de cubrebocas con una máquina de coser, para ayudar a la población a prevenir el Covid-19, pandemia que ya ha dejado tres fallecidos en el país, y 139 casos confirmados con la enfermedad.


«Yo hago los nasobucos para protegernos, se los regalo a las amistades mías que trabajan en comercio, que tienen que estar frente al público, a mis vecinos, a mi familia, y haciendo los nasobucos yo creo que es un aporte que yo puedo dar al bienestar y a la salud de nuestro pueblo, por esta situacion que es a nivel global, que es una pandemia y que debemos protegernos», dijo la ex «Tormenta del Caribe», como la llamaban por sus hazañas en las pistas, en declaraciones a la televisión estatal.

La gloria deportiva contó que su afición por la costura surgió siendo ella muy pequeña, cuando en la escuela primaria de su natal Palma Soriano, aprendió a tejer, a bordar, entre otros ejercicios de manualidades.

En su comparecencia diaria ante los medios, el titular cubano de Salud Pública, José Ángel Portal, dio a conocer este domingo que para los próximos días esperan aumenten en Cuba los casos de infectados por Covid-19.

El ministro hizo un llamado a estar tranquilos, y a no sorprenderse, ante las altas probabilidades de que aparezcan más infectados con el nuevo virus en los días venideros.


«Pueden aparecer más casos, los contactos de los confirmados. Y eso sería lo normal», sostuvo el especialista, que añadió es lo que esperan próximamente, para ello realizan las pesquisas por todo el país, con el objetivo de encontrar a los enfermos a tiempo.

«Tenemos que estar tranquilos, pero tenemos que actuar con energía en el cumplimiento de las medidas. Hoy nosotros creemos que las acciones que está tomando el país pueden permitir que la curva normal que ha ocurrido en otros países podamos llevarla de otra manera, y podamos cambiarle el ritmo y tener un menor número de casos que los que dan los modelos y pronósticos para este tipo de enfermedad», subrayó.