Alrededor de 180 cubanos que huyeron de las misiones médicas del Gobierno de la Isla en Venezuela, aguardan en Bogotá con la esperanza de que EE.UU. les conceda una visa, informó a EFE Óscar Alonso, médico que ejerce como vocero del grupo.

«En este momento aquí (en Bogotá) se encuentran alrededor de 180 médicos cubanos (…). De esos hay 85 esperando la visa (tras una solicitud) que llegó en tiempo, pero dentro de esos 180 hay 25 que no les dio tiempo para aplicar al ‘Parole'», aseguró Alonso.

El problema de los cubanos se multiplicó el pasado 12 de enero cuando el Gobierno del expresidente estadounidense Barack Obama suspendió el Cuban Medical Professional Parole (CMPP o Parole), un programa especial de visas de EE.UU. para personal médico cubano que abandona las misiones en el exterior.

«Es una situación terrible, pues en Cuba somos perseguidos políticos porque desertamos de una misión médica cubana (que también es) política», agregó Alonso.


Para poder cruzar a Colombia deben recurrir a un «coyote» que les ayuda a pasar ilegalmente la frontera a cambio de unos 650 dólares, una fortuna para muchos de ellos.

Al llegar se dirigen a la embajada de Estados Unidos, donde solicitan el visado y reciben un salvoconducto que les permite estar temporalmente en Colombia, si bien no pueden trabajar.

Relata que en su camino deben sobornar a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) de Venezuela que les pide unos papeles que no tienen y, en ocasiones, también a policías colombianos que les paran en su camino a Bogotá.

Todos ellos aguardan ahora una respuesta y esperan que Estados Unidos o Colombia les preste su apoyo.

El primer grupo de médicos cubanos en tocar tierra estadounidense luego de la suspensión del Cuban Medical Professional Parole llegó a Miami a principios de febrero en dos vuelos directos desde Bogotá.

El grupo de 28 profesionales de la Salud permaneció en Colombia por más de cinco meses, luego de que recibiera el correspondiente visado para viajar a Estados Unidos.

Después de este grupo no ha arribado ningún otro a Estados Unidos.

(Con información de Diario de Cuba)