A pocas horas de concluido el Festival del Habano 2017, expertos alertaron sobre los problemas de Cuba para responder a la demanda de algunas de las principales marcas producidas en la isla.


Las condiciones climatológicas adversas – extensas sequías con cortos periodos de inundaciones- han provocado descensos en las cosechas en momentos de aumento de la demanda, principalmente por el impacto del turismo y de las importaciones personales hacia los Estados Unidos, luego de que Barack Obama suavizara el embargo.

Las propias condiciones han afectado la calidad de las hojas de tabaco, que ya no tienen la misma textura, según declaró una productora a la agencia Reuters.

Cuba reportó un aumento del cinco por ciento en las ventas de 2016, que ascendieron a 445 millones de dólares, de acuerdo con datos de la reciente edición del Festival del Habano.