Foto Cadena Agramonte

Una ginecóloga obstetra del Hospital General Docente Comandante Ciro Redondo García que dio declaraciones desde el anonimato al diario 14ymedio, dijo que las autoridades sanitarias en Artemisa están preocupadas por 15 muertes maternas que han sucedido en lo que va de año.


«Nos llamaron a una reunión urgente para informar sobre el número de muertes maternas y extremar el pesquisaje de mujeres embarazadas pero especialmente a redoblar los cuidados durante el parto», informó al citado medio la doctora de forma anónima.

La cifra resulta más alarmante al compararla con los meses de enero a julio del 2019 durante los cuales no se reportaron muertes maternas.

«Una parte importante de las muertes ocurrieron por infecciones o por hemorragias posparto, lo cual es muy preocupante porque se trata de algo muy común en países con problemas de infraestructura hospitalaria, higiene y recursos», dijo la especialista.

«Los problemas en los salones de partos nos han golpeado mucho este año», añadió.


Además añadió que un enviado del Ministerio de Salud Pública advirtió durante una reunión que «No podemos permitir que esta provincia hunda todo el trabajo que se ha hecho en el país y, como van los números, parece que eso es lo que va a pasar».

De acuerdo al citado medio se ha organizado un grupo para investigar cual ha sido el problema en cada caso; si se ha tratado de negligencia o que ha llevado a la muerte de estas madres.

«En esa zona hemos tenido al menos dos casos de muerte por hipertensión gestacional, preeclampsia, pero también perdimos a una mujer muy joven por complicaciones en el parto», dijo un doctor local de un consultorio de Médico de la Familia. «Los salones de partos no tienen todas las condiciones y los médicos muchas veces tienen que trabajar con lo poco que les dan para evitar infecciones en la madre y el bebé».

Las muertes de estas madres cubanas resultan extremadamente lamentables.

Según cifras oficiales, la tasa de mortalidad materna total en Cuba se redujo de 43,8 en 2018 a 37,4 por cada 100.000 nacidos vivos en 2019, lo que significó diez defunciones menos. Este dato ha sido mostrado por las autoridades como uno de los logros del Programa Materno Infantil (PAMI) que se lleva a cabo en toda la Isla y que combina pesquisaje, revisiones médicas, atención diferenciada de las gestantes con enfermedades crónicas y constantes reportes a las autoridades sanitarias.