Migrantes cubanos salieron de la Isla con la idea de llegar a territorio estadounidense por la frontera mexicana, sin embargo con la derogación de pies secos-pies mojados hubo cambio de planes, y los antillanos ahora viven en la pequeña localidad de Santa Rosa, al sur de Uruguay.


Los isleños esperan legalizar su situación en ese país, lo antes posible, mientras las autoridades locales con buena voluntad, los ayudan con los trámites necesarios.

Martí Noticias conversó con la alcaldesa de Santa Rosa, Margot De León: “En nuestro pequeño país somos todos descendientes de inmigrantes, por lo que ellos son bienvenidos como lo fueron nuestros antepasados”.

Santa Rosa tiene una población de 3.700 habitantes, la localidad ha recibido en menos de nueve meses a 220 antillanos.

La alcaldesa elogió a los migrantes cubanos, dijo de ellos que son trabajadores, responsables y confía en que salgan adelante, de igual modo ponerse al día con sus estatus migratorio, para que puedan instalarse en la comunidad y trabajar.


Según De León, los cubanos trabajan en el campo, en las ventas de productos alimenticios, y otros servicios del lugar.

La funcionaria realizó trámites con el Ministerio de Exteriores, y espera que en lo posible se vayan atendiendo los casos de los migrantes, porque “entendemos que son caros”, puntualizó.

De León, dice de los cubanos “ya ellos son parte de mi municipio, y es lógico que yo esté al tanto de cada caso”.

Un total de 6.350 isleños ingresaron a la nación suramericana entre 2016 y 2017, la mayoría de forma ilegal. Uruguay ha concedido residencia a unos 1.265.

Una de las cubanas que ahora vive en Santa Rosa, Aniliuvis Rondón detallo a Martí Noticias, que trabaja en un supermercado, que su familia siempre quiso ir a Estados Unidos, “pero al Obama cerrarnos las puertas decidimos instalarnos aquí y vivir lo más digno posible”.

La originaria de Las Tunas, realizó una travesía por varios países junto a su esposo, su hijo pequeño, y un hermano, hasta llegar a Uruguay.

“Aquí se vive mucho mejor que en Cuba, es un lugar acogedor y me gusta mucho”, dijo la cubana.

(Con información de Martí Noticias)