El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, confirmó hoy jueves que dejara de proteger inmigrantes para cumplir con la orden de Donald Trump y proteger los fondos federales.

Carlos Giménez, ordenó el jueves que las cárceles cumplan con las solicitudes federales de detención de inmigrantes, eliminando la posición del condado como un “santuario” para los inmigrantes.

“Debido a las disposiciones de la Orden Ejecutiva, le ordeno a usted y a su personal que cumplan con todas las solicitudes de detención de inmigrantes recibidas del Departamento de Seguridad Nacional”, escribió Daniel Junior, director interino del departamento de prisiones y rehabilitación, en un breve memo de tres párrafos.

Hasta hoy el condado de Miami-Dade se había negado a detener indefinidamente a presos que están en el país ilegalmente y que son buscados por ICE.


Miami-Dade había sido declarado por el Departamento de Justicia como «Santuario» de inmigrantes lo que significaría perder millones de dólares en fondos federales.

Otras ciudades como San Francisco y Nueva york han dicho que no colaboraran con la administración y rechazaron ser amenazados con los fondos federales.