Tras los tiroteos del fin de semana en Miami Beach, el alcalde Philip Levine afirmó que estaba revisando viejas propuestas de prohibir la venta de licor después de las 2 a.m. y reducir el ruido en Ocean Drive.


Levine, quien estaba de viaje de vacaciones durante el fin de semana, convocó una conferencia de prensa de emergencia el martes para anunciar sus ideas, las cuales no habían recibido anteriormente apoyo del resto de los comisionados.

Menos de 48 horas después de que tuviera lugar un tiroteo fatal a varias cuadras al sur del centro principal de entretenimiento de South Beach a las 10:30 p.m., Levine dijo que sus medidas “limpiarían” Ocean Drive.

Aunque se desconoce si el sospechoso de haber hecho los disparos, quien apretó el gatillo antes de las 11 de la noche, visitó alguno de los establecimientos en Ocean Drive, Levine insistió que una Ocean Drive más tranquila sin ventas de licor después de las 2 a.m. reduciría la delincuencia.

Los líderes empresariales locales que estaban presentes objetaron, diciendo que sus clubs y sus bares no tienen la culpa de la violencia en South Beach. Uno de ellos sostuvo una discusión a gritos con Levine en mitad de la conferencia de prensa.


“Usted está hablando de los negocios que crearon el nombre de ‘Miami Beach’ «, gritó David Wallack, propietario de Mango’s Tropical Cafe en Ocean Drive.

“¿Usted sabe lo que usted hizo? Usted heredó un negocio. Vaya y búsquese un trabajo. Vaya y cree una compañía. Y vaya y dígame cuando usted haya creado algo”, respondió Levine.

Wallack fundó Mango’s, uno de los clubes nocturnos de mayor recaudación en Estados Unidos, en la década de 1990. Antes de abrir Mango’s, Wallack reubicó un hogar de vivienda asistida existente que él había fundado en el edificio de Ocean Drive, que heredó de su padre.

Al ser presionado para que explicara con claridad su visión de cómo él quiere que se vea, se sienta y suene Ocean Drive, Levine habló en términos vagos y generales, diciendo que él quiere que este sea un lugar “donde todo el mundo pueda venir todos los fines de semana, o durante la semana”.

“Ellos podrán venir a excelentes restaurantes, podrán traer a sus hijos, podrán traer a sus familias”, dijo. “Yo quiero que Ocean Drive sea más como lo que se han convertido hoy en día Coconut Grove y Fort Lauderdale”.

El debate fue provocado por la muerte de Ladarian Tyrell Phillips, de 30 años, vecino de Homestead. Murió en la noche del domingo, cuando, según la policía, Jeffery Alexander, de Brooklyn, le disparó durante una discusión con relación a un espacio de estacionamiento.

Tras una persecución policíal, la policía mató a tiros a un hombre que estaba en el mismo vehículo que Alexander.

(Con información de el Nuevo Herald)