El alcalde de Hialeah, Carlos Hernández, aseguró que la policía de la ciudad seguirá protegiendo a todos los ciudadanos «sin distinción».

“La ciudad de Hialeah no va a hacer el trabajo de inmigración porque nuestro trabajo es cuidar a todos los ciudadanos. El problema de inmigración es federal y el Gobierno federal tendrá que tomar las medidas que corresponda, pero la labor nuestra es cuidar a todos los habitantes por igual”, declaró el alcalde a Diario Las Américas.