Luego del desplome en la demanda de viajes a Cuba y las nuevas regulaciones impuestas por Washington para hacer turismo en la Isla comunista, otra aerolínea estadounidense suspenderá vuelos a tierras cubanas, a partir de 2018, recogió AP.

Este martes Alaska Airlines anunció que su último vuelo de Los Ángeles a La Habana está programado para el 22 de enero de 2018.

Esta compañía aérea abrió su ruta a la capital cubana en enero, sin embargo en menos de un año la aerolínea ya valoraba retirarse, incluso antes de las nuevas restricciones de la Administración Trump.

De acuerdo a la empresa, el 80% de los pasajeros viajaba a la Mayor de las Antillas de manera independiente, algo que fue afectado por las nuevas normativas.


Alaska Airlines llegó a vender aproximadamente el 85% de los asientos en sus vuelos hacia La Habana, explicando el alza en la demanda hasta mediados de 2017. Pero, “a partir de allí vimos menos reservaciones para otoño”, comunicó Bobbie Egan, portavoz de la compañía.

Entre los factores que contribuyeron a que la demanda cayera fueron los huracanes en el Caribe, el inminente cambio de política hacia Cuba, anunciado desde junio por el presidente estadounidense en Miami.

Alaska tira la toalla, uniéndose a sus competidoras Spirit, Frontier, Silver Airways, y Southwest; todas han anunciado su retirada de Cuba, luego de que las expectativas no se cumplieran, encontrando un mercado insuficiente para que sus vuelos fueran rentables.

American Airlines aún sigue viajando a Cuba, pero se han visto obligados a reducir sus servicios.

La línea aérea Sun Country Airlines también anunció a principios de mes la suspensión de sus vuelos a la Isla del caribe.

(Con información de Cubanet)