Seguridad del Estado y policía en Cuba/Imagen de archivo

El recuento del Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), con sede en Madrid, revela que la jornada represiva del 30 de junio, arrojó un saldo de al menos 78 detenciones arbitrarias y 146 activistas sitiados en sus casas bajo vigilancia de la policía política, reporta Martí Noticias.


El «ostentoso operativo policial» del Ministerio del Interior (MININT) cumplía órdenes del designado gobernante Miguel Díaz-Canel y del primer ministro Manuel Marrero; el mismo estuvo dirigido contra activistas independientes y periodistas en todo el territorio nacional, con el objetivo de paralizar las protestas pacíficas contra la violencia policial, y el racismo, tras el asesinato del joven cubano negro Hansel Ernesto Hernández, en días recientes.

El OCDH condenó «la violación generalizada de los derechos humanos que se está viviendo en Cuba. No es justo que el país sea rehén de la voluntad de unos cuantos, sin importar el sufrimiento, el agobio y la falta de esperanza con que vive la mayoría. Exigimos al gobierno de Miguel Díaz Canel y Manuel Marrero Cruz que ponga fin a la represión y que inicie las reformas profundas e integrales que los cubanos necesitan».

En junio al menos 437 acciones represivas tuvieron lugar en Cuba, según el organismo, 161 fueron detenciones arbitrarias, y 28 citaciones, unas 16 estuvieron vinculadas a la arbitraria aplicación del Decreto-Ley 370.

La organización con sede en España, también mencionó los «centenares de procesos judiciales ejemplarizantes contra ciudadanos por supuestos incumplimientos de las medidas de aislamiento social» durante los meses de la pandemia de Covid-19, una circunstancia de la que el régimen ha sacado utilidad para imponer nuevamente el permiso de salida de Cuba.