Algunos agentes de bienes raíces o agentes inmobiliarios han comenzado a portar armas de fuegos mientras se reúnen con clientes o personas que no conocen a la hora de enseñar propiedades.


La información fue obtenida por la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR por sus siglas en inglés) en una encuesta en la cual participaron aproximadamente 3000 miembros.

De los participantes el 14% dijo que llevaba un arma de fuego consigo. Los hombres tenían más probabilidades que sus contrapartes femeninas de portar un arma; las mujeres prefirieron abrumadoramente llevar gas pimienta.

En general, la encuesta de NAR encontró que la mitad de todos los agentes porta algún tipo de arma de autodefensa. Pero solo el 38% dijo haber tomado una clase de defensa personal. Solo el 4% de los encuestados había sido víctima de un delito, pero casi la mitad tenía conocimiento de los delitos cometidos contra sus compañeros profesionales, compartió el Miami Herald citando a NAR.

Varios profesionales dieron declaraciones al Herald y explicaron cómo en ocasiones se sienten vulnerables en situaciones de peligro; razón por la cual han optado por estar armados para poder defenderse.