Gustavo de los Ríos

Un agente de policía de Miami-Dade se enfrenta a cargos meses después de que supuestamente pateó a un adolescente que yacía en el suelo con las manos esposadas a la espalda, informó el lunes el Miami Herald.


De acuerdo con el Herald, el sargento Gustavo De Los Ríos, de 38 años, fue acusado el viernes de un delito menor por el incidente del 14 de febrero.

La policía de Miami-Dade confirmó que el sargento ha sido relevado de su deber con sueldo desde que se presentó la demanda inicial.

The Herald informó que varios agentes participaron en el arresto de la adolescente en el noroeste de Miami-Dade y que el incidente en el que el oficial golpea a patadas fue capturado supuestamente por un testigo en un video de un teléfono celular.

El adolescente, que era buscado en relación con un robo, supuestamente viajaba en un automóvil con su madre detrás del volante cuando la detuvieron en la cuadra 18600 de Northwest 57th Avenue, justo al norte de Miami Lakes.

Las autoridades dijeron que el adolescente se metió en un altercado con los oficiales y golpeó a uno de ellos.


Según el Herald, los agentes trataron de aturdir al adolescente con un Taser, pero las puntas electrizantes no se conectaron.

El adolescente, que no resultó gravemente herido, fue acusado de agresión contra agentes de la ley y de resistir arresto con violencia.

The Herald informó que el adolescente tenía «aproximadamente 17 años» en el momento del incidente. Fue identificado en los informes solo como «D.B.»

De Los Ríos no ha sido encarcelado en este momento, pero se le enviará por correo un aviso para comparecer ante el tribunal.

El director de la policía de Miami-Dade, Juan Pérez, emitió un comunicado el martes por la mañana, condenando las acciones del oficial.

«El Departamento de Policía de Miami-Dade se dio cuenta de un video preocupante que involucraba las acciones de uno de los nuestros», decía la declaración. «Inmediatamente se inició una investigación en colaboración con la Oficina del Fiscal del Estado de Miami-Dade. Como resultado, el sargento Gustavo De Los Ríos fue acusado de un delito menor. Sus acciones son decepcionantes y no reflejan los valores fundamentales de nuestra agencia. Todas las acusaciones de mala conducta que involucren a nuestro personal serán investigadas enérgicamente. Nadie está por encima de la ley «.

Los registros muestran que De Los Ríos fue arrestado el año pasado en el condado de Broward por acusaciones de que golpeó a su ex esposa con una botella. En última instancia, los fiscales se negaron a presentar cargos contra el oficial después de que la presunta víctima se retractó de sus reclamos.

Antes de eso, en 2015, se le dio una reprimenda a De Los Ríos que utilizara su posición como oficial de la ley para obtener información sobre los planes de viaje de su ex en un ferry.

La ex esposa del oficial también buscó una orden de restricción de violencia doméstica contra él en 2014, según los registros.



El incidente de febrero relacionado con De Los Ríos y el adolescente supuestamente sucedió solo unos meses antes de que un oficial de policía de la Ciudad de Miami fuera acusado de tratar de patear a un sospechoso que también estaba en el suelo con las manos a la espalda.

La policía de Miami dijo que el sospechoso en ese caso, David Suazo, de 31 años, se estrelló con un Jeep robado y huyó de los oficiales a pie el 3 de mayo.

Cuando los oficiales alcanzaron a Suazo en Culmer Place Apartments en Overtown, él se puso a la defensiva y un oficial le disparó a Suazo con un Taser, dijo la policía.

Sin embargo, el video del teléfono celular mostró a un oficial, identificado más tarde como Mario Figueroa, que intentaba golpear a Suazo en la cabeza cuando el hombre estaba boca abajo en el suelo e inmóvil.

Suazo fue llevado a un hospital después de quejarse de dolores en el pecho. En el hospital, la cámara corporal de Figueroa registró a Suazo diciendo: «Fallaste tratando de patearme. Aprende a apuntar, muchacho».

«Si quisiera patearte, sabes que te habría pateado, claro», respondió Figueroa.

Figueroa, un veterano de dos años de la fuerza, fue despedido una semana después de que el video se hiciera público.

Figueroa también fue acusado de asalto, un delito menor de segundo grado. Su juicio está programado para octubre.