El próximo 15 de noviembre con la reapertura se espera una mayor afluencia de viajeros, que por motivo del alto índice de contagios por la Covid-19 y como medida de control y prevención de la misma se suspendieron los vuelos en su mayoría.


La Aduana de Cuba ha emprendido labores para viabilizar el flujo de pasajeros tanto los que van por el canal verde como también el canal rojo, ampliando los espacios en el aeropuerto de La Habana.

En la terminal aérea # 3, para agilizar el flujo de pasajeros se separó el canal verde del rojo, todo aquel pasajero que al recoger su equipaje no tenga nada que declarar irá por el canal verde hasta la salida con más dinamismo.

 El pasajero que tenga que pasar por el canal rojo también le será más rápida la gestión ya que al mismo se le duplicó el número de posiciones.

«Aquellos pasajeros que cogen el canal rojo porque tienen algo que declarar o hay alguna otra actuación que realizar, garantiza además la privacidad de ese control», explicó un oficial de la Aduana a la televisión cubana.

Hasta este momento solo existen cuatro vuelos semanales entre La Habana y los Estados Unidos, a partir del próximo día 15 de noviembre se espera que aumenten a 77 vuelos semanales, informó el gobierno cubano.


Con la medida tomada por el régimen cubano días después de las protestas del 11J de LA LIBRE IMPORTACIÓN DE ALIMENTOS, MEDICINAS Y ARTÍCULOS DE ASEO, SIN PAGO DE ARANCELES NI LÍMITES DE CANTIDAD, la mayoría de viajeros que arribaban a Cuba se acogieron a la exención arancelaria:

 «El 66 por ciento de los equipajes que han arribado a nuestro país se han acogido a la exención de impuestos», informó el jefe de Aduana del Aeropuerto Internacional José Martí, Jorge Luis Bubaire, a la prensa cubana.