La pésima condición de un edficio en Centro Habana propició el derrumbe del mismo y la muerte de un joven de 17 años que se encontraba dentro del inmueble, informa Diario de Cuba.

Las seis familias que residían en el lugar, un edificio de tres plantas ubicado en Neptuno 511, fueron trasladadas a un albergue en Boyeros.