La administración Trump reducirá en un tercio, de 45,000 a 30,000, el número de admisiones de refugiados para el año fiscal 2019.

El numero nuevo de refugiados será la más baja desde 1980, la justificación es que el sistema migratorio está “abrumado” por este tipo de peticiones, anunció el lunes el secretario de Estado, Mike Pompeo.

El Secretario de Estado resaltó que a pesar de la disminución en los nuevos cupos de refugiados y solicitantes de asilo en el país continúan con el “largo historial de Estados Unidos como la nación más generosa del mundo en lo que respecta a la inmigración basada en la protección”.

“El techo de refugiados de este año refleja el aumento sustancial en el número de personas que solicitan asilo en nuestro país, lo que contribuye a una acumulación masiva de casos pendientes de asilo y un mayor gasto público”, argumentó Pompeo.


Durante la Administración del expresidente Barack Obama (2009-2017), quien abrió la puerta a unos 85,000 refugiados en el año fiscal 2016, y unos 110,000, en 2017.