La Administración Federal de Aviación de EE.UU. (FAA) ha autorizado a volar nuevamente a los Boeing 737 Max luego de casi dos años sin operar y de que ocurrieran un par de accidentes mortales.


La agencia de seguridad aérea de la nación anunció la medida la madrugada del miércoles, diciendo que se hizo después de un proceso de revisión «integral y metódico» de 20 meses.

El Max se vio obligado a suspender sus vuelos luego que un fatal accidente de Ethiopian Airlines dejara 157 fallecidos en marzo del 2019. El siniestro tuvo lugar cinco meses después de que otro Max, de Lion Air en Indonesia, se desplomara en el mar Java matando a 346 pasajeros y toda la tripulación.

Aunque la FAA dio la aprobación para que volvieron a operar, esto no sucederá de inmediato.

La FAA dice que debe aprobar los cambios de entrenamiento de los pilotos para cada aerolínea estadounidense y las aerolíneas deben realizar el mantenimiento requerido en los aviones.


La FAA dice que la medida se realizó en cooperación con los reguladores de seguridad aérea de todo el mundo. «Esos reguladores han indicado que los cambios de diseño de Boeing, junto con los cambios en los procedimientos de la tripulación y las mejoras de entrenamiento, les darán la confianza para validar la aeronave como segura para volar en sus respectivos países y regiones», dijo la FAA en un comunicado.

Los investigadores se centraron en el software anti-bloqueo que Boeing había diseñado para contrarrestar la tendencia del avión a inclinarse hacia arriba debido al tamaño y la ubicación de los motores. Ese software empujó la punta hacia abajo repetidamente en ambos aviones que se estrellaron, superando las luchas de los pilotos por recuperar el control. En cada caso, un solo sensor defectuoso activó el paso de apuntar hacia abajo.

La FAA requirió que Boeing cambiara el software para que no apunte repetidamente hacia abajo para contrarrestar un posible estancamiento aerodinámico.

También se hicieron cambios al software para que los pilotos tengan mas control.

La redención de Boeing se produce en medio de una pandemia que ha asustado a los pasajeros y diezmado la industria de la aviación, lo que limita la capacidad de la compañía para reaparecer. Los viajes aéreos solo en los EE. UU. han bajado aproximadamente un 65% con respecto al año anterior.