Las actrices cubanas Mariela Brito y Marta Luisa Hernández se vistieron de novia y salieron a las calles de La Habana para apoyar y defender el matrimonio igualitario que se discutía en la Asamblea Nacional.


«Es un debate donde nos interesa participar desde lo artístico. Siempre lo hemos hecho así cuando queremos dar nuestro punto de vista, interviniendo en espacios públicos y de debate, institucionales o no», dijo Brito a OnCuba.

Si la reflexión general comienza por el matrimonio, perfecto; pero el Artículo 68 (del Proyecto de Constitución de Cuba) no es lo único sobre lo que debe debatirse, ha sido algo muy mediático, pero desde la propuesta artística queremos tratarlo como un pie forzado a partir del cual reflexionar sobre otras cosas, igual de importantes y que también están ahí», dijeron.

«Hay muchos más elementos dentro de la Constitución que deben ser debatidos y deseamos que la gente sienta que es lo que va a regir el destino del país. No es posible que no sientan la necesidad de debatir nada, como si no tuviera que ver con sus vidas. Piensan que no tiene sentido, porque ningún debate va a cambiar nada, y en efecto nada cambia porque no se promueve ese cambio. Hay un círculo vicioso. No se genera cambio sin fe en el debate», consideró.

«Quizás si hubieran sido dos hombres algunos hubieran hecho más resistencia; pero entró por la belleza, los trajes, las flores. La gente ve algo extraño, pero que les entra por los ojos. Cuando entregábamos los papeles con la información más dura, ya nos estaban diciendo ‘felicidades'», contó a OnCuba.