El actor cubano Enrique Bueno, denunció en redes sociales que su personaje en una telenovela que se grabó en Cuba está siendo censurado porque expone la corrupción en el sistema de educación en Cuba.

«Ojalá que las partes pertinentes (los censores) tomen conciencia que esconder defectos nunca ha sido positivo ni educativo. La familia cubana necesita saber no sólo lo bueno sino también lo malo que está pasando en la docencia con nuestros hijos» dijo el joven.

Aquí les dejamos la publicación hecho por el actor Enrique Bueno:


Esta es la imagen del personaje que interpreté en la Telenovela «Más allá del límite» Escrita por Yoel Monsón y dirigida por Miguel Brito. Este personaje también se ha convertido en la manzana de la discordia de la serie, causa principal de que aún no haya salido al aire en las noches de cubavision.

Aldo, es jefe de cátedra de un preunivercitario en la capital, proyecta una imagen confiable, humilde y profesional, pero detrás de esa fachada se esconde un profesor inescrupuloso, mediocre y corrupto que vende exámenes y mantiene relaciones sexuales con alumnas, ellas a cambio reciben favores.

Ojalá que las partes pertinentes (los censores) tomen conciencia que esconder defectos nunca ha sido positivo ni educativo. La familia cubana necesita saber no sólo lo bueno sino también lo malo que está pasando en la docencia con nuestros hijos. En el difícil camino de la construcción del profesor Aldo, me reuní bajo total confidencia con varias estudiantes de pre, no sólo me dieron la lista de precios de las diferentes materias y de los retozos sexuales con profesores, sino que descubrí que más de cincuenta por ciento de los padres desconocían a donde iba a parar la mesada semanal o diaria dadas por ellos para Meriendas, ropas o fiestecitas. Tampoco faltaron las anécdotas de padres conscientes del pago por examen, pero inconscientes de los incontables chantajes a sus hijos por parte del profesor luego de la primera suma. Créanme… la dolorosa realidad supera la supuesta ficción del tonto de Aldo. Justo aquí, es donde se hace sentir la labor de nosotros los artistas y de los medios, el de orientar, informar, y educar no sólo mediante personajes y publicidad mojigata, si no también mediante esos Aldos. Sólo así «juntos» pero en armonía de criterios, podríamos erradicar estos males tan sensibles y que cada vez toman más presencia en las aulas del país
Aunque parezca ingenuo, espero que el sacrificio de tantos colegas no haya sido en vano.