A partir del 1 de noviembre el régimen cubano aumentará la pensión mínima de los jubilados a 242.00 pesos cubanos mensuales, que equivale a 10 cuc, y 70 pesos en moneda nacional comenzarán a ser entregados a los núcleos familiares protegidos por la asistencia social, reporta Radio Martí, que entrevistó vía telefónica a algunos cubanos que conversaron al respecto.

Angel Marcel Rodríguez Pita, director del Centro de Investigación para Desarrollo Local, comentó desde La Habana, que el aumento de la pensión a los jubilados a menos de dos cuc, aún se encuentra por debajo de lo que la ONU establece, y eso compromete el objetivo del desarrollo sostenible hasta el 2030.

Rodríguez Pita señala que Cuba «está violando uno de los principales derechos humanos, que es el acceso a la alimentación».


Una de las más frecuentes demandas en los debates de barrio del proyecto de Constitución es el aumento de los salarios.

El activista ciego y jubilado Juan Goberna, expresó en referencia al tema, que se trata de «una burla».

«Claro yo con eso si vivo…aprieto la tuerca, yo llegué al plan de la microtortilla, un huevito lo divido en dos,y hago una tortillita chiquita, porque una tortilla muy grande afea el pan, entonces no satisface los intereses míos», comentó con sarcasmo Orlando Rivero.

Yusimí Campos Suárez, viceministra de Trabajo y Seguridad Social, puntualizó a la prensa que la idea es no dejar a nadie desamparado.

El pueblo cubano no cuenta con una legislación específica que reconozca los cuidados de la vejez como un derecho, acotó Yolanda Huerga, reportera de Radio Martí.