Luego de la expulsión de 15 diplomáticos cubanos en Washington, los cubanos en el exilio están preocupados, pues no saben cómo podrán realizar sus trámites de renovación de pasaportes y prórrogas para poder viajar a la Isla.


La embajada de Cuba con sede en Washington ha dicho que continuaran realizando estos procesos, pero si ya las quejas y demoras de estos trámites eran desmedidas, pues ahora los lapsos de tiempo serán aún mayores para entregar su documento de viaje a los cubanos residentes en Estados Unidos.

La Fundación para los Derechos Humanos en Cuba (FHRC) recogió el sentir de miles de cubanos que residen en Estados Unidos y están impacientes por la situación de sus trámites consulares, por lo que ha emitido este lunes un comunicado en el que pide a La Habana permitir “la libre entrada y salida de los cubanos al país en que nacieron cancelando de inmediato la autorización llamada ‘habilitación’ del pasaporte”.

“Raúl Castro tiene –ante todo– la obligación de poner fin a esta crisis garantizando la seguridad de los diplomáticos estadounidenses, según lo establece la Convención de Viena de 1961”, notificó la FHRC en su comunicado.

“Castro tiene la obligación constitucional de permitir de inmediato que los nacionales que hayan adquirido una segunda ciudadanía puedan viajar a Cuba usando el pasaporte de su nuevo país de residencia”, agrega y exige que se conceda “de inmediato”.

De igual modo la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, con sede en Miami, también pidió deponer a Alejandro Castro Espín, hijo de Raúl Castro, quien se encarga de la seguridad de las representaciones diplomáticas en Cuba.


(Con información de El Nuevo Herald)