Los abogados de Nikolas Cruz, el autor de una de las peores masacres en una escuela en Estados Unidos, dijeron hoy que el joven se encuentra roto y que está arrepentido de lo sucedido.


Cruz, de 19 años, permanece bajo vigilancia suicida en la cárcel del condado de Broward, después de que se le arrestara sin derecho a fianza por 17 cargos de asesinato premeditado.

“Es un niño profundamente atribulado que ha sufrido pérdidas significativas. Cayó entre las grietas”, dijo Gordon Weekes, asistente ejecutivo defensor público.

“También está triste por la pérdida de esos familiares, por la pérdida de esos niños. Él ha expresado eso”.

“Él es un ser humano roto”. Él es un niño roto”, dijo la abogada.