Asilo en Estados Unidos. Foto: DesignRage / Shutterstock.com

La próxima semana, la administración Biden comenzará a procesar a los inmigrantes que han estado esperando, a menudo en malas condiciones, bajo la política de «Permanecer en México» (MPP) de la era Trump, y les permitirá vivir en los Estados Unidos mientras esperan las resoluciones sobre sus casos de asilo, dijeron funcionarios de la administración el jueves pasado.


La política, también conocida como Protocolo de Protección al Migrante o MPP, comenzó en enero de 2019 y ha sido criticada como inhumana por organizaciones internacionales, ya que los migrantes a menudo se quedaron sin un refugio adecuado y se convirtieron en blanco de la violencia en México mientras esperaban meses o más de un año antes de que se les permitiera presentar su caso de asilo en una cita en la corte de Estados Unidos.

Los funcionarios estimaron que más de 25,000 migrantes están esperando actualmente en la frontera bajo el programa, y dijeron que comenzarían a permitir el ingreso de aproximadamente 600 por día.

A partir del 19 de febrero, los solicitantes de asilo que hayan estado esperando por más tiempo o que se consideren vulnerables serán elegibles para ingresar a los Estados Unidos mientras esperan su día en la corte.

Los funcionarios dijeron que los inmigrantes no serán detenidos, sino que se mantendrán en «alternativas a la detención». Aunque los funcionarios no especificaron cuáles serían esos métodos, las alternativas anteriores a la detención han incluido monitores de tobillo y controles de rutina para asegurarse de que los migrantes se presenten a su audiencia judicial programada.