Luego del incendio en unas oficinas de ETECSA, monopolio de telecomunicaciones cubano, el pasado 25 de junio, usuarios de telefonía celular en Villa Clara, y otras zonas del país afectadas, se quejan de congestión en las líneas, y cientos de quejas no resueltas.

Pero de acuerdo a Martí Noticias, las autoridades en la Isla en vez de dar una explicación o solucionar el problema, incitan a los clientes a comprar teléfonos nuevos, a precios exorbitantes.

1.6 millones de cubanos se quedaron sin servicio luego del siniestro, y a una semana de que la prensa oficialista elogiara la labor de los técnicos, por el simple hecho de hacer su trabajo, y restablecer el servicio, la ineficiencia de la infraestructura se ha hecho sentir.


Cuando muchos usuarios realizan llamadas desde sus celulares, enfrentan disímiles dificultades, padecen para enviar mensajes, algunos no reciben llamadas, aun teniendo saldo, y en ocasiones la red no está disponible.

Un directivo de la compañía telefónica en Villa Clara, dijo que a medida que evaluaran la situación, podrían brindar un diagnóstico más certero, ante las cámaras de la televisión estatal.

No obstante el director territorial de ETECSA en Villa Clara, niega toda relación de los hechos, y percances que tienen los cubanos con sus celulares, con el incendio.

Muchas de las radiobases existentes en diferentes enclaves de la región central del país, tuvieron que ser sustituidas por la empresa estatal; sin embargo estas nuevas radiobases no soportan la tecnología 2G como era el caso de las anteriores.

La prensa oficialista entonces, ha exhortado a los cubanos para que compren equipos más modernos, y para colmo como sabemos ETECSA es la única compañía autorizada a vender teléfonos en la Isla, donde los celulares más económicos tienen un costo superior a los 70 CUC.

(Con información de Martí Noticias)