Tras culminar sus vacaciones navideñas en Mar-a-Lago, el presidente estadounidense, Donald Trump retorna a Washington, acompañado por la primera dama y miembros de su familia.

Luego de un descanso de 10 días en cálidas tierras floridanas, donde Trump practicó golf, una de sus actividades predilectas, el presidente y su familia regresan a la Casa Blanca; y en breves palabras a los periodistas dijo que 2018, será un “año tremendo”, en el que tiene previsto que las bolsas de valores sigan subiendo y las compañías continúen viniendo al país, resaltó las medidas aprobadas en 2017, como la reforma tributaria.

En su estancia en el sur de la Florida, el mandatario combinó sus visitas al club de golf con otros eventos, como la visita a una estación de bomberos local, y un encuentro con 60 miembros de la Guardia Costera, a quienes organizó un torneo y un almuerzo en el Trump International Golf Club.

También tuvo tiempo para almorzar con el gobernador de Florida, Rick Scott en Palm Beach.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Los políticos aprovecharon el momento para abordar “los esfuerzos en curso de recuperación de huracanes, la necesidad de mejorar la envejecida infraestructura de la nación y otros asuntos importantes para la gente de Florida”, dio a conocer la Casa Blanca.

La administración estadounidense encara un 2018 colmado de retos, con elecciones de por medio en las que los republicanos se juegan su mayoría en la Cámara baja.

(Con información de El Nuevo Día)