Donald Trump, presidente de los Estados Unidos disfrutó de una partida de golf este viernes en Florida, con Dustin Johnson, el número uno del mundo, y Tiger Woods, una de las grandes estrellas de este deporte.

Luego de conversar con Recep Tayyip Erdogan, presidente turco, Trump se dirigió al National Golf Club, en Jupiter (Florida) para practicar golf, uno de sus deportes predilectos.

“Después de llamar a Turquía, me dirigiré al Trump National Golf Club, Jupiter, para jugar al golf (rápidamente) con Tiger Woods y Dustin Johnson. ¡Luego regrese a Mar-a-Lago para hablar acerca de traer aún más puestos de trabajo y compañías a los Estados Unidos!”

Trump tuvo la dicha de jugar una partida con Dustin Johnson, quien este 2017 ha ganado cuatro torneos y el pasado año se llevó el US Open, a la vez que goza de unos días de descanso en Florida, adonde se trasladó con su familia para celebrar Thanksgiving Day, en su club Mar-a-Lago, en la cercana ciudad de Palm Beach.

Mar-a-Lago es considerada la “Casa Blanca de invierno”, allí Trump, familia y amigos allegados disfrutaron de una noche de un menú tradicional que incluía pavo, puré de patatas y batatas, pargo rojo y cangrejo de Florida, junto a una variedad de pasteles y tartas.

Trump y Woods ya habían jugado unos hoyos en diciembre de 2016, cuando el republicano todavía era presidente electo, aunque el mandatario ya ha tenido la oportunidad de enfrentarse con otros profesionales de este deporte, como el norirlandés Rory McIlroy.

Y aunque son días festivos y de descanso, Donald Trump sigue trabajando, como subrayó en su cuenta en Twitter, habló con el mandatario turco de “llevar la paz al desastre que heredé en el Medio Oriente”, y en la tarde de hoy viernes tiene previsto trabajar en las cuestiones económicas.

(Con información de El Nuevo Herald)