Agentes de la Seguridad del Estado amenazaron a la activista cubana Lía Villares con inyectarle tranquilizante acusándola de “loca”.

“A los locos hay que inyectarlos” le dijo un agente de la Seguridad del Estado.