Hablar de elecciones en Cuba es una utopía, pero aún así el régimen crea todo un proceso ficticio que a la vista de cualquier extranjero podría resultar real. Esto ha sucedido durante décadas y las elecciones de febrero del próximo año no serán la excepción.

Según publica CubaNet, la mayoría de los cubanos no están interesados en las elecciones ni siquiera porque existe un supuesto cambio de poder, aunque afirman que con tal de no buscarse probelmas tendrán que ir a las urnas cuando sea el momento.