Un hombre cubano se convirtió en el tercer detenido de la Oficina de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos en morir bajo custodia federal desde el comienzo del año fiscal el 1 de octubre de 2017.

Luis Ramírez-Marcano, de 59 años, murió el lunes por la tarde en el Kendall Regional Medical Center en Miami después de haber sido llevado al hospital por dolor abdominal, según un comunicado emitido el miércoles por la noche.

Ramírez Marcano fue puesto por primera vez bajo custodia de ICE el 12 de febrero y había estado esperando su deportación a Cuba. Fue ingresado en el hospital el 17 de febrero y estuvo allí durante dos días antes de fallecer el 19 de febrero. El personal médico dijo que su estado seguía disminuyendo mientras estaba bajo su cuidado.

ICE dijo que la causa de su muerte aún no ha sido determinada. La agencia del Departamento de Seguridad Nacional también dijo que las muertes de los detenidos son “extremadamente raras y ocurren a una fracción del índice de la población detenida en Estados Unidos en general”.

Los funcionarios de la Embajada de Cuba fueron notificados sobre la muerte de Ramirez-Marcano.