Existe un creciente y floreciente negocio que avanza al margen del embargo estadounidense y que alivia el problema del transporte en Cuba. Se trata de la venta de las motorinas eléctricas.

Yudelkis Barceló, propietaria de la agencia Envíos y Más, dice “Llevo tres años enviando motorinas a Cuba y no tenemos problemas de ningún tipo”.

“El cliente adquiere el producto y en un período de seis a ocho semanas puede recogerlo en la agencia Palco, en la zona oeste de La Habana. El pago se efectúa en Miami y los envíos se realizan por vía marítima.

La empresa ofrece equipos marca Voltage de 750 Watts y 1.000 Watts, que tienen un costo de $1,450 y $1,600 respectivamente. En Cuba, los familiares que reciben el equipo deben pagarle a la empresa Palco unos 70 CUC y 400 CUP en el primer caso y 170 CUC y 400 CUP en el segundo caso.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Barceló, hace énfasis en que el envío de estos equipos está destinado al uso personal exclusivamente, por lo cual su empresa no viola el embargo estadounidense.

Las bicicletas eléctricas, son también muy populares entre los familiares que envían artículos a Cuba, mucho más económicas que las motos y con una velocidad entre 26 km/h y 50 km/h.

Maikel ingeniero informático, cuenta que tiene una Voltage Racing su motorina le ha cambiado totalmente la vida al darle una libertad de movimiento que no tenía antes.