En un desafiante mensaje de Año Nuevo, el dictador norcoreano Kim Jong-Un, pretende traer sus amenazas a 2018, diciendo que tiene un “botón nuclear” al alcance de su mano.

“El botón nuclear siempre está en mi mesa. No es chantaje, sino la realidad”, declaró el líder de Pyongyang, reiterando que Corea del Norte es un Estado nuclear.

Kim también sostuvo que su régimen debe acelerar la producción de este tipo de armamento.

“Debemos producir masivamente cabezas nucleares y misiles balísticos y acelerar su despliegue”, afirmó.

También adelantó que podría enviar una delegación a Corea del Sur para los Juegos Olímpicos de Invierno en febrero.

“Estamos dispuestos a tomar las medidas necesarias, incluido el envío de nuestra delegación” a los Juegos que se celebrarán en la ciudad surcoreana de Pyeongchang, aseveró.

Durante 2017, el régimen norcoreano realizó 16 pruebas de misiles, además de su sexto y más poderoso ensayo nuclear hasta el momento, que tuvo lugar en septiembre, las provocaciones a Estados Unidos y a sus aliados parece que continuarán este año, por parte de Corea del Norte, luego de las grandes tensiones políticas, y amenazas de guerra desde mediados del pasado año.

(Con información de Clarín)