Un joven cubano llegó a Cuba y sorprendió a toda su familia en Bayamo.

El joven lloro al ver a su abuela que no veía desde que salio de Cuba y no pudo contener las lagrimas.