Un grupo de exiliados cubanos creo en Miami una campaña para protestar contra empresas locales que invierten en Cuba.

Ismael Hernández, ex prisionero político, dijo a Martí Noticias que la idea es que esas inversiones no se hagan, y que sí se hacen, ocurran mediante la libre contratación de los obreros cubanos acorde con los estándares internacionales y sin la interferencia del régimen comunista de la isla.

“El exilio sabe cómo organizarse y conducirse cívicamente para lograr exponer sus objetivos patrióticos. Vamos a hacer sentir dignamente nuestra protesta ante el lucro en base al sufrimiento del pueblo cubano”, dijo Sylvia Iriondo, presidente de MAR por Cuba.

“Entre las actividades que vamos a llevar a cabo dentro del Plan Todos por Cuba Libre estarán movilizaciones ciudadanas contra las empresas que están contribuyendo a la esclavitud del pueblo cubano al convertirse en socio comercial de éste, o al ser subsidiarios de sus negocios”, dijo Orlando Gutiérrez-Boronat, miembro del Secretariado de la Asamblea.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba