Con motivo del inicio del proceso de nominación para elegir a los candidatos que formarán parte de la Asamblea del Poder Popular, el sitio web Infobae entrevistó a una precandidata independiente y a un observador internacional para conocer cómo puede ser entendifo este proceso en la isla.

Aunque la Constitución señala que los “diputados son elegidos por el voto libre, directo y secreto de los electores”, ambos entrevistados, Aimara Peña, coordinadora de la plataforma Candidatos por el Cambio en Sancti Spiritus, y Nicolás Echeverry, diputado nacional colombiano, coinciden en que esto no es más que una artimaña para encubrir el hermetismo que por más de 50 años ha reinado en el país.

“La ley tiene sus restricciones a la hora de entrar al mundo político en Cuba pero las barreras políticas y culturales son mucho más fuertes a veces que la propia ley, a pesar de que la ley tiene muchos cortafuegos. En esas asambleas barriales la primera dificultad que puede enfrentar un candidato de oposición es no ser convocado a la reunión”, definió Peña.

Por su parte, Echeverry asegura que parte importante es que la sociedad cubana se interese por el cambio político en el país.

“Lo primero es identificar quiénes quieren un cambio y qué cambio quieren y para qué. Lo segundo es trabajar en red y por un valor supremo, político. Porque la oposición acá no es el valor de un candidato, de hecho ni se conoce la propuesta ni puede hacer campaña, sino el valor de una organización civil, de una movilización social que le permita alcanzar el sueño de ser influyente en la forma como me van a gobernar”, puntualizó.