Cuba admite que no alcanzará la elevada cifra de cinco millones de turistas que había previsto al cierre de este año, y ha atribuido la reducción de los viajeros a la Isla a las medidas restrictivas impuestas por la administración de Donald Trump.

Martí Noticias recuerda que el presidente estadounidense revirtió algunas medidas aprobadas por su predecesor en la Casa Blanca, Barack Obama, entre ellas el levantamiento de la prohibición de los viajes individuales en la categoría “pueblo a pueblo”, y que el Gobierno de Trump volvió a limitar.

Otro duro golpe para el sector turístico cubano, lo supusieron los incidentes de salud reportados por diplomáticos estadounidenses en La Habana, lo cual hizo que el Departamento de Estado emitiera alertas de viaje a la Isla.

Michel Bernal, director comercial del MINTUR afirmó en abril pasado: “somos optimistas, y no vamos a renunciar a los cinco millones de turistas”. El funcionario también reconoció la desaceleración del sector, por lo que culpó a los huracanes Irma y María, que azotaron en septiembre y octubre pasado el país caribeño.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

En agosto pasado, el profesor de la Facultad de Turismo de la Universidad de La Habana, José Luis Perelló escribió un artículo en el que calculaba en un 5.73% la caída en el número de viajeros a Cuba en el primer semestre de este año, respecto a igual período en 2017.

El profesor también culpó de la caída del sector a “un decrecimiento en los arribos de visitantes, sobre todo por vía aérea, motivado por las mismas causas negativas dejadas por los huracanes que afectaron el Caribe, así como la entrada en vigor de las medidas restrictivas sobre los viajes adoptadas por el actual gobierno de los Estados Unidos contra Cuba”.

En días recientes diversos reportes han salido a la luz en la prensa internacional, acerca de un brote de salmonelosis que afectó la salud de turistas en la Mayor de las Antillas.

(Con información de Martí Noticias)