Las opiniones encontradas se han suscitado en Cuba, por el reciente anuncio del octogenario militar Raúl Castro, quien pretende seguir al frente de Cuba ahora hasta abril de 2018, el pretexto: los destrozos ocasionados por el huracán Irma en septiembre pasado.

La agencia independiente Dos Mundos entrevistó a algunos cubanos para saber qué piensan del anuncio del régimen.

Adriana Zamora, dijo: “La expectativa que tenemos fue la que creó el propio Raúl Castro cuando anunció que se iba a retirar en 2018”, ella espera que cumpla con lo que prometió, sin embargo piensa que si no lo hace “va a haber una buena explicación como siempre”, subrayó.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

En el segundo pleno anual de la Asamblea Nacional de Cuba efectuado hace pocos días, Castro dijo que “cuando la (nueva) Asamblea Nacional se constituya, el 19 de abril del próximo año, habrá concluido su segundo y último mandato al frente del Estado y el Gobierno, y Cuba tendrá un nuevo presidente”.

Sin embargo la política en Cuba es un tema relegado entre los ciudadanos, según un joven, Ernesto Carralero: “Teniendo en cuenta que ellos (se refiere al gobierno) pueden hacer lo que quieran”, no hay mucho que debatir, ya que la opinión del pueblo no se escucha, ni importa.

Carralero piensa que “no hay gran diferencia” en el aplazamiento de la salida del poder, que en un inicio estaba prevista para el 24 de febrero del próximo año, y que ahora se ha postergado hasta el 19 de abril.

“Dos meses de diferencia no significan tanto en la vida política del país”, argumenta el joven cubano.

Sin embargo la periodista opositora cubana Yoani Sánchez publicaba hace unos días en Facebook: “Una amiga, parte también de la Generación, y nacida en los tiempos de la “colonia” soviética, me pregunta “¿Qué importan dos meses más si nos hemos pasado 60 años con los Castro?” Créeme, colega, el diablo está en los detalles y en el tiempo… dos meses es una eternidad”.

El conformismo de los cubanos es también “culpable” de que la dictadura se haya enraizado en la Mayor de las Antillas, de que la cúpula castrista hoy lo controle todo, en política no se puede ser tan permisivo, y a veces no se puede esperar, qué sería hoy de Cuba si aquellos primeros exiliados, no hubiesen pensado que la “revolución” de Fidel Castro sólo duraría unos meses y que podrían volver a Cuba y recuperar sus propiedades.

Bárbara Ríos, otra entrevistada por Dos Mundos dice no entender el cambio “tan drástico”.

Yanela Ríos y Brian Quintana, dos jóvenes interrogados, criticaron que el régimen no cuente con el pueblo para tomar esas decisiones, y consideran que debe haber una “explicación que los convenza de verdad”.

Pero estos son los pocos que se encuentran en Cuba, y exigen una explicación, la mayoría baja la cabeza, y por cosas similares, vemos como ejemplo el pueblo venezolano ha salidos a las calles, a enfrentarse a Maduro, pero en masa. La tarea en Cuba sin embargo, sólo le toca de manera aislada a los disidentes, todo el mundo ve, todo el mundo siente la represión, pero la mayoría no se mete, a la población en general, la política le resbala, el resultado: casi 60 años de dictadura, la más larga de América Latina.

¿Continuarán los militares al frente de Cuba? ¿Miguel Díaz-Canel o Alejandro Castro Espín? El futuro de Cuba a la deriva, está en manos del pueblo, un pueblo maniatado, pero que aún puede hacer muchas cosas, sino fuese por la despolitización reinante, y la indolencia.

(Con información de Martí Noticias)