Demolieron la mansión más cara en el suroeste de Florida, por un costo estimado de $ 150.000 dólares, recogió USA Today.

Mike Austin, propietario de BJ Excavating, quien estuvo a cargo del derribo, comentó: “acabamos de terminarlo hace una semana y media, y tardamos dos meses en hacerlo”.

“Es una propiedad exclusiva, y la casa que va allí coincide con eso”, agregó el constructor, quien no divulgó información alguna sobre los planes para el nuevo hogar.

Parte de la casa estaba amueblada en el momento de la demolición, reveló Austin, ya que fue completamente remodelada de primera línea hace unos 11 años, por lo que había que conservar parte de ella.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

La mansión de Port Royal, en Nápoles, se vendió este año por $ 48.8 millones, el precio de venta rompió récord.

Los nombres de los nuevos propietarios no han sido revelados, pero ahora es un sitio de construcción estéril.

Construida en 1994 frente al mar, la residencia de seis dormitorios y nueve baños contaba con 5.49 acres con vista al Golfo de México. Las casas que anteriormente se encontraban en esa parcela habían recibido a presidentes y muchos otros dignatarios en los últimos 81 años.

Según los registros públicos, la ciudad de Nápoles emitió un permiso de demolición completo de todas las estructuras en la propiedad el 19 de septiembre.

En 2007, el magnate del software Art Allen y su esposa, Carol, compraron la propiedad de Miles C. Collier, nieto del fundador del condado, por $ 40 millones y gastaron casi $ 25 millones en renovaciones y mejoras. Finalmente el matrimonio vendió la casa en 2015 por $ 45.6 millones.

La finca no ha sido solo un retiro tranquilo para generaciones de familiares. También ha recibido a presidentes, y ha organizado grandes eventos de caridad en los últimos 80 años.

En 1937 William B. Uihlein y su esposa, Melitta Uihlein, compraron la propiedad. Uihlein fue presidente de Schlitz Brewing Co., la propiedad original frente a la playa tenía nueve dormitorios, 12 baños y un garaje para cinco autos. La residencia también incluía una casa de huéspedes y cuartos de servicio.

Posteriormente el desarrollador y filántropo del suroeste de Florida, Raymond L. Lutgert, compró la casa en 1965. Lutgert tenía proyectos en el condado de Collier, como el estuario en Gray Oaks, Mercato, Promenade y Northern Trust Building.

Luego en 1981, la familia Collier adquirió la finca frente al mar. La casa original de 1937 estaba en mal estado, y la familia decidió comenzar desde cero. Demolieron la casa y construyeron una nueva.

Arthur Allen, fundador de ASG Technologies, compró la casa por $ 40 millones en 2007. Durante su estadía en la finca frente al mar, en algunas ocasiones se filmó allí el reality show “Paradise Coast Wives”, con la esposa de Allen, Carol, una de las estrellas.

El patrimonio fue adquirido por Gordon LLC por $ 45.6 millones hace tres años atrás,

Este año la casa fue vendida por $ 48.8 millones, La identidad del propietario no ha sido revelada.

La residencia ha sido completamente demolida en noviembre.