Miguel Díaz, de 80 años, podría recibir 13 millones de dólares de manos de la Clínica León Medical Centers tras una fallida operación de cataratas en la que perdió la visión de un ojo y después de que un jurado así fijara la cifra a pagar, reporta El Nuevo Herald.

“Mi vida ha cambiado por completo. Pero tengo a mi familia y mis amigos que me ayudan”, dijo.

Según explica Díaz, aunque el centro médico le programó una visita con el oftalmólogo para la operación y se encargó de los cuidados postoperatorios, tras quedarse ciego del ojo derecho, nadie se responsabilizó por la negligencia y voceros de la compañía aseguraron que el especialista no estaba en su nímina, sino que era un contratista independiente.

“Sin embargo, un jurado de Miami no estuvo de acuerdo. El pasado 31 de agosto, el jurado concluyó que aunque León Medical Centers tenía contratado al oftalmólogo, Dr. Jonathan Leon-Rosen, la compañía actuó como si se tratara de un empleado. El veredicto: una reparación por $13 millones para Díaz y su esposa, Esther, de 70 años”, refleja el citado rotativo.

El abogado que defendió a Díaz y que también sostuvo la demanda de otros 13 pacientes de León Medical, Gary Friedman, aseguró que el médico que hizo el mal procedimiento, ya no trabaja en la clínica.

María Febres, hija de Díaz, dijo que el centro médico debió haber estado al tanto de los pasos del doctor Leon-Rosen, que en total operó a 22 miembros de la cínica y causó daños a cinco.