Los ocho cubanos que buscan asilo en Estados Unidos recibieron, el mes pasado, una fianza de $ 5,000 por parte del magistrado, quien también ordenó que no abandonaran la casa en St Joseph, donde habían estado alojados durante los últimos 28 días.

La casa de Living Street solo estaba pagando la casa de Living Water Community hasta el día de hoy y, como resultado, se vieron obligados a buscar un nuevo lugar donde quedarse, y lo hicieron.

Yaneisy Santana Hurtado, 37, Ramón Arbolaez Abreu, 43, Ailys Arbolaez Santana, 18, Yusnes Reyes Santana, 20, Gladys Lisandra Pérez Molina, 22, Lisandra Farray Rodríguez, 29, Pedro Santana Maceo y Yuriet Pedrozo Gonzales, 30, regresarán al tribunal para su juicio en agosto.

Los ocho formaban parte de un grupo de 18 cubanos, incluidos tres niños, que dormían frente a Chancery Lane, frente a la oficina de la ONU, mientras atraviesan el proceso de buscar el reasentamiento en Estados Unidos como refugiados políticos.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Se les acusa de violar la sección 64 (1) (n) de la Ley de delitos sumarios, que impone una multa de $ 200 y un mes de prisión a cualquier persona que obstruya deliberadamente el libre paso de cualquier calle.

Los tres niños permanecen bajo el cuidado de la Autoridad de Niños.

Los acusados cubanos dijeron que huyeron de Cuba porque habían sido perseguidos por “oponerse pacíficamente al régimen totalitario de los hermanos Castro”.