La mayoría de los migrantes cubanos que permanecían en Nuevo Laredo, México, se han entregado a las autoridades fronterizas de Estados Unidos.

Muchos han iniciado un proceso de solicitud de asilo en centros de detención. Otros han salido en libertad y que se conozca, solo dos han ganado el juicio de asilo político.