Un grupo de seis legisladores cubanoamericanos escribieron una carta al Secretario de Estado, Jhon Kerry pidiendo suspender las conversaciones con Cuba debido al aumento de la represion en la isla.

9 de enero de 2015

Al Honorable John Kerry

Secretario de Estado

Departamento de Estado de los Estados Unidos

2201 C Street NW

Washington, DC 20520

Estimado Señor Secretario:

A la luz de la actual represión contra los activistas pro-democracia y de derechos humanos, demandamos que dejen de hacerse concesiones unilaterales a la dictadura castrista, comenzando con la suspensión inmediata de las conversaciones sobre migración y correo directo.

Según informes, en la última semana más de ochenta defensores de la democracia han sido detenidos por la Seguridad del Estado cubana. Desde que las conversaciones migratorias se reanudaron en 2009, después que el presidente Bush las suspendiera en 2003, muchos de nosotros en el Congreso hemos expresado nuestra preocupación respecto a que estas charlas parecen dar legitimidad al ilegítimo régimen comunista cubano, un enemigo declarado de los EE.UU. que continúa oprimiendo a millones de personas en la isla.

La Administración cometió un grave error al anunciar cambios unilaterales en la política estadounidense hacia Cuba. De acuerdo con las modificaciones anunciadas el mes pasado, estas próximas conversaciones que se han programado irán mucho más allá del tema migratorio para discutir la normalización y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas, lo cual contradice abiertamente la intención del Congreso y la letra de las leyes estadounidenses.

(Ileana Ros-Lehtinen anuncia el envío de una carta a Kerry)

El comunicado de prensa emitido por el Departamento de Estado el 30 de diciembre 2014 declara que Estados Unidos “Condena enérgicamente el constante hostigamiento y el empleo reiterado de detenciones arbitrarias por parte del gobierno de Cuba, en ocasiones acompañadas con violencia, para silenciar a los críticos, interferir las reuniones pacíficas y la libertad de expresión, e intimidar a los ciudadanos”

Es hora de que las palabras de la Administración sean respaldadas con acciones decisivas que demuestren a los cubanos que EE.UU. no hace la vista gorda mientras el pueblo de Cuba sigue siendo reprimido con violencia, en un intento por silenciar los anhelos de libertad expresados por las voces pro-democracia.

Estamos de acuerdo con la importancia de defender, en nombre de los intereses de seguridad nacional de EE.UU., los derechos humanos y las libertades básicas para el pueblo cubano. Sin embargo, no basta con mera palabrería.

En consecuencia, le instamos a poner fin a las concesiones unilaterales que premian y envalentonan a una dictadura brutal en medio de una brutal represión. Cancelar conversaciones futuras, y cesar las concesiones unilaterales, sería una señal de que la posición de la Administración en materia de derechos humanos no es sólo retórica vacía y promesas rotas, sino que es respaldada con acciones concretas.

Gracias por su atención a este importante asunto

Sinceramente

Ileana Ros- Lehtinen, miembro del Congreso

Ted Cruz, Senador de EE.UU.

Mario Díaz-Balart, miembro del Congreso

Albio Sires, miembro del Congreso

Carlos Curbelo, miembro del Congreso

Alex Mooney, miembro del Congreso

Las conversaciones entre Cuba y Estados Unidos deberán comenzar el próximo 20 de enero.