Yusmaidys Ortiz Pérez, cubana, quien trabajaba de cantinera en el crucero MSC Opera, ha sido condenada a 3 meses de cárcel por permanecer de manera ilegal en Gran Caimán.

Ortiz, argumenta que se quedó en Gran Caimán por temor al gerente y a las amenazas de muerte del marido desde Cuba.

“Mientras estaba en el barco, fue explotada por un gerente y se le pidió que realizara ciertos deberes, y si no los hacía, le dijo que perdería su trabajo”, argumentó Bodden, abogada de la cubana.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

La abogada dijo que el gerente la invitaba a su habitación u otros sitios del barco, esta se negaba alegando que había trabajado 11 horas, o porque no quería hacerlo.

El esposo de la joven también la amenazado de muerto por una supuesta relación con el gerente del barco “Tan pronto como llegues al muelle, alguien estará esperando y esto es lo que te va a pasar” decía un mensaje escrito por su marido.

La abogada pidió al tribunal que no recomiende la deportación para cuando cumpla su condena.