Miami está a punto de convertirse en la primera gran ciudad de Florida en permitir flotas de carriolas o scooters eléctricos sin parqueo fijo en sus calles. Pero la mayoría de los comisionados de la ciudad preferiría que estos vehículos se quedaran fuera de sus patios traseros.

El Miami Herald informó que este jueves, los comisionados de la ciudad aprobaron por unanimidad, en primera lectura, un programa piloto propuesto por el alcalde Francis Saurez y el comisionado Ken Russell para traer de vuelta los vehículos de dos ruedas al centro de la ciudad, Brickell y Coconut Grove. Los vehículos fueron desalojados en junio. Desvelado la semana pasada, el plan reintroduce los vehículos de dos ruedas en fases, con límite de flota basado en la frecuencia de uso.

“Estoy a favor de muchos enfoques para resolver nuestros problemas de tráfico, particularmente aquellos que ayudan a llenar las brechas de ‘última milla’ entre los vecindarios y el transporte público”, dijo el vicepresidente Ken Russell en un comunicado. “Esta legislación permite que los scooters funcionen bajo la regulación gubernamental. Es un programa piloto en mi distrito y estoy ansioso por probar esta solución de tránsito “.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

Pero el jueves, se hizo evidente que, al menos por el momento, Russell es el único comisionado entusiasta con su regreso.

“En resumen, no me gusta”, dijo el presidente Keon Hardemon, quien representa a los residentes de Little Haiti, Overtown y Wynwood.

Hardemon dijo que debido a que los scooters pueden alcanzar velocidades de 15 millas por hora, los accidentes son inevitables. Bajo el programa piloto, los scooters serán permitidos tanto en las calles como en las aceras.

“Me asusta que la ciudad se comprometa a permitir lo que parece ser un vehículo que podría causar daños a las personas”, dijo.



El comisionado Joe Carollo, que representa a la Pequeña Habana, fue igualmente directo.

“No los quiero en mi distrito”, dijo.

Dijo que todavía se ocupa de las quejas de los residentes sobre los ciclistas que viajan en la acera y ve los scooters como una molestia adicional.

Las ciudades de todo el país están lidiando con la forma de regular los scooters, presentados como una solución para el transporte a corta distancia en núcleos urbanos. Recientemente, San Francisco decidió llevar patinetes de regreso después de expulsarlos de las calles de la ciudad, pero solo permite que dos pequeñas empresas operen flotas bajo un programa piloto. Nueva York también está examinando un programa piloto. Los scooters han resultado ser un éxito en Washington DC, que ha estado operando un programa piloto de un año; cuatro compañías de scooters ahora están operando allí.

En abril, cuando Lime lanzó su programa de scooter eléctrico en Miami, y en junio, cuando se prohibió su uso, más de 10.000 residentes y visitantes de Miami realizaron casi 30.000 viajes en vehículos de dos ruedas, según la firma.

El gerente de Lime en Miami, Jed Fluxman, dijo que no se dejó intimidar por la resistencia que mostraron los comisionados el jueves.

“Esperamos trabajar directamente con la ciudad para abordar sus inquietudes”, dijo. Los autos también causan accidentes, dijo, y los scooters ayudarán a sacar los autos de la calle.

Un portavoz de Bird, otro proveedor de scooters, dijo que esperaba que el programa piloto de Suárez y Russell fuera suficiente para que sus vehículos volvieran a las calles.

“Aplaudimos el liderazgo del Comisionado Russell en invertir en opciones de transporte equitativas para las comunidades de Miami, y esperamos con interés nuestra asociación continua con los líderes locales para establecer un marco que brinde acceso a Bird en toda la región”, dijo la compañía en un comunicado.



Pero en la sesión del jueves, el Comisionado Manolo Reyes señaló un informe del Washington Post que en Santa Mónica, California, los servicios de emergencia habían reportado 34 accidentes graves que involucraron los dispositivos este verano, con 18 pacientes siendo tratados por accidentes relacionados con scooter eléctrico en las últimas dos semanas de julio.

“Este es un accidente esperando a suceder”, dijo Reyes. “Tenemos ancianos en nuestras aceras … madres jóvenes … tenemos personas en sillas de ruedas. No quiero que esto se derrame “.

Al aceptar pasar el programa piloto en primera lectura, los comisionados reafirmaron que solo se les permitirá en el Distrito 2, el Distrito de Rusell. También redujeron el programa piloto a seis meses de un año. Además, los comisionados solicitaron a los abogados de la ciudad que garanticen que la ciudad estaría totalmente indemnizada en caso de que ocurriera algún accidente, y que los operadores de scooters estén completamente vinculados y asegurados por cualquier reclamo por muerte injusta o lesión que pudiera surgir.

Por ahora, el programa piloto está limitado a los scooters. Se espera que también se incluyan bicicletas eléctricas.