El presidente Obama pidió al gobierno de Cuba que mostrara Señales de cambio, que mostrara alguna señal de buena fe, como liberar presos políticos, dar libertades de viajes, libertades de prensa algo que diga que el gobierno de Cuba está dispuesto a cambiar y hoy el dictador Raúl Castro dijo que está dispuesto a negociar con Obama y reconoció que la forma de Cuba en acercarse a los Estados Unidos no ha sido siempre la correcta, sorprendentes declaraciones para un gobierno que siempre ha buscado la confrontación y es incapaz de reconocer errores.

En el mundo todos estamos alertas a estos nuevos acontecimientos y esperamos de buena fe que estas declaraciones de Castro no sean más que una movida para ganar tiempo, además como cubano que vivo en Miami creo que el gobierno de los Estados unidos en cualquier conversación debe respetar la opinión de los cubanos que vivimos en Miami y de los exiliados, porque para que haya un verdadero cambio en Cuba deberían dejar el gobierno todos esos que lo destruyeron y ahora lo gobiernan y para que se haga justicia deberían ser juzgadas por el mayor crimen que se pueda cometer, que es privar a todo un pueblo de un futuro y de una vida en libertad.