Carta de un joven que se ha ido

Esta carta abierta escrita por un joven cubano esta dando la vuelta en todo internet por ser el sentimiento de muchos jóvenes que hemos tenido que irnos de Cuba por la impotencia de ver que nada cambia en la isla. La carta abierta de Ivan López Monreal es la respuesta a una carta que escribió un politólogo cubano Rafael Hernández titulada “Carta a un joven que se va” donde deja entrever que los jóvenes cubanos estamos desconectados con la historia de Cuba y aquellos que nos vamos no somos consientes del daño hecho al país. Sin decirles mucho mas les dejo la carta abierta de un joven que se ha ido que verán que es el sentir de los jóvenes y los no tan jóvenes que hemos dejado Cuba.

Estimado Rafael Hernández,

He leído con mucho interés su “Carta a un joven que se va”. Me he sentido aludido, porque hace dos años me marché de Cuba, tengo 28 años y vivo en Pomorie, una ciudad balneario situada en el este de Bulgaria. La razón por la que le escribo es para intentar explicarle mi postura como joven cubano emigrado. Sin solemnidades ni verdades absolutas, porque si algo me ha enseñado dejar mi país, es descubrir que esas verdades no existen.

Puede que algunos de los que nos hemos marchado en los últimos años (somos miles) tengan claro el momento en que decidieron hacerlo. Yo no. Lo mío fue progresivo, casi sin darme cuenta. Empezaría con ese recurso tan cubano que es la queja. Por nimiedades, tal vez. Por lo que no hay, por lo que no llega, por lo que pasa, por lo que no pasa, por no saber. O no poder. La queja no es grave, lo grave es que se cronifique como una enfermedad cuando nada parece resolverse. Y uno puede aceptar que eso es así, y es tu país para lo bueno y para lo malo, o pasar a la siguiente categoría, que es la frustración. O sea, descubrir que la solución a la mayoría de los problemas no está en tus manos. O no te permiten hacerlo. O aún más triste: no parece importar.

Abandonar o permanecer en tu país es una decisión muy personal que nunca debe juzgarse en términos morales. Yo elegí este camino porque quería un futuro diferente al que veía en Cuba, y salí a buscarlo consciente de que podía salir mal, pero quise correr ese riesgo. No voy a mentirle diciendo que fue doloroso. No lloré en el aeropuerto. Todo lo contrario, me alegré. Le digo más, me liberé.

Tiene usted razón cuando dice que mi generación carece de esos lazos emocionales que generan experiencias como Playa Girón, la Crisis de Octubre o la guerra de Angola. Pero no se equivoque, yo también he tenido mis epopeyas. A lo mejor no tan épicas, pero sí igual de demoledoras. En estos veintidós años que menciona, he visto degradarse el país por el tanto lucharon mis padres. He visto marchar a mis maestros de primaria y secundaria. He visto a familias discutir por el derecho a comerse un pan. He visto el malecón lleno de gente nerviosa gritando contra el gobierno, y gente aún más nerviosa gritando a su favor. He visto a jóvenes construyendo balsas para huir quién sabe a dónde, y a una turba lanzando mierda de gato contra la casa de un “traidor”. Incluso, Rafael, he visto a un perro comiéndose a otro perro en la esquina habanera de 27 y F. Y también he visto a mi padre, que sí estuvo en Angola, con el rostro pálido, sin respuestas, el día que un custodio de hotel le dijo que no podía seguir caminando por una playa de Jibacoa (frente al camping internacional) por ser cubano. Yo estaba con él. Yo lo vi. Tenía diez años, y un niño de diez años no olvida cómo la dignidad de su padre se va a la mierda. Aunque haya vuelto de una guerra con tres medallas.

Me habla usted de las conquistas sociales de la Revolución. De la educación y la medicina. Voy a hablarle de mi educación. Tuve buenos maestros, y cuando se marcharon fueron sustituidos por otros menos preparados que, a su vez, fueron reemplazados por trabajadores sociales que escribían experiencia con S y eran incapaces de señalar en un mapa cinco capitales de Latinoamérica (esto no me lo contaron, lo viví) Mis padres tuvieron que contratar maestros privados para que yo aprendiera de verdad. No lo pagaban ellos sino una tía mía radicada en Toronto. De modo que si somos honestos, buena parte de la formación que tengo se la debo a los clientes del restaurante griego donde trabajaba mi tía. Pero hay más. En tiempos de mi hermana mayor era extremadamente raro que un alumno sacara una nota de cien. En mi época el cien se volvió algo común, no porque los alumnos fuésemos más brillantes sino porque los profesores bajaron sus exigencias para maquillar el fracaso escolar. ¿Y sabe una cosa? Yo tuve suerte, porque los que venían detrás de mí en vez de maestros tuvieron un televisor.

De la medicina poco tengo que decirle porque usted vive en Cuba. Y salvo el hecho de mantenerse la gratuidad, cosas que admito sigue siendo meritoria, el estado de los hospitales, la precariedad de unos médicos mal pagados y la creciente corrupción empujan cada vez más al sistema de salud hacia ese tercer mundo del que tanto hizo por alejarse. Y lo cierto es que, hoy en día, un cubano que maneje divisas tiene más posibilidades de recibir un tratamiento mejor (haciendo regalos o incluso pagando) que uno que no lo tenga, aunque sea de forma ilegal. Y aunque la constitución diga otra cosa. Por triste que resulte admitirlo, Rafael, la educación y la medicina de la que disponen los cubanos de hoy es peor que la que disfrutaron mis padres.

Usted dice que el país hace un gran esfuerzo, que existe un embargo. Y yo le respondo que también existe un gobierno que lleva cincuenta años tomando decisiones en nombre de todos los cubanos. Y si estamos en el punto en el que estamos, lo más sano es que admitiera que no ha sabido, o no ha podido, o no ha querido hacer las cosas de otra forma. Por la razones que sea. Porque el fracaso también está cargado de razones. Y en vez de atrincherarse con sus figuras históricas en el Consejo de Estado, debería dar paso a los que vienen detrás. Rafael, es muy frustrante para un joven de mi edad ver que en Cuba llevamos 50 años sin que se produzca un relevo generacional porque el gobierno no lo ha permitido. Y no hablo de que me den el poder a mí, que tengo 28 años. Hablo de los cubanos que tienen 40, 50 o incluso 60 años y no han tenido nunca la posibilidad de decidir. Porque las personas que hoy en día tienen esas edades y ocupan puestos de responsabilidad en Cuba no han sido formados para tomar decisiones, sino para aprobarlas. No son dirigentes, son funcionarios. Y ahí incluyo desde ministros hasta los delegados de la asamblea nacional. Son parte de un sistema vertical que no da margen para que ejerzan la autonomía que les corresponde. Todo se consulta. Y contrario a lo que dice el refrán: en vez de pedir perdón, todos prefieren pedir permiso.

Dice usted que en mi país se puede votar y ser elegido para cargos desde los 16 años. Y que la presencia de jóvenes delegados ha bajado desde los años 80 hasta ahora. Incluso me advierte que si seguimos marchándonos, habrá menos jóvenes votando y por tanto menos elegibles. Y yo le pregunto: ¿De qué sirve mi voto? ¿Qué puedo yo cambiar? ¿Qué han hecho los delegados de la asamblea nacional para que me interese por ellos? Seamos sinceros, Rafael, y creo que usted lo es en su carta, así que yo también quiero serlo en la mía, ambos sabemos que la asamblea nacional, tal y como está concebida, solo sirve para aprobar leyes por unanimidad. Resulta paradójico llamarle asamblea a una institución que se reúne una semana al año. Tres o cuatro días en verano y tres o cuatro días en diciembre. Y en esos días se limita a aprobar los mandatos del Consejo de Estado y de su Presidente, que es quien decide lo que se hace o no se hace en el país. Lamentablemente, yo no puedo votar a ese presidente. Y no sabe cuánto me gustaría hacerlo.

Hace unos días escuché a Ricardo Alarcón confesarle a un periodista español que él no cree en la democracia occidental “porque los ciudadanos solo son libres el día que votan, el resto del tiempo los partidos hacen lo que quieren…” Aunque fuera así, que no lo es (al menos no siempre, y no en todas las democracias), estaría reconociendo que desde que yo nací, en 1984, los electores en Estados Unidos, por ejemplo, ha tenido siete días de libertad (uno cada cuatro años) para cambiar a su presidente. Algunas veces lo han hecho para bien, y otras para mal. Pero esa es otra historia. Un joven de New Jersey que tenga mi edad ya ha tenido dos días de libertad para, por ejemplo, echar a los republicanos de Bush y nombrar a Obama. Los cubanos no hemos podido tomar una decisión así desde 1948 (no incluyo las elecciones de Batista, por supuesto). Y si usted me dice que la capacidad de nombrar a un presidente no es relevante para un país yo le digo que sí lo es. Y más para un joven que necesita sentir que se le toma en cuenta. Aunque solo sea por un día.

Usted probablemente piensa que los que nos marchamos elegimos el camino más fácil, que lo duro es quedarse a resolver los problemas. Pero le tengo que decir que mis abuelos y mis padres se quedaron en Cuba para pelearse con esos problemas. Renunciaron a muchas cosas por la Revolución y hasta se jugaron la vida por ella. Para darme un país avanzado, equitativo, progresista. Y el que me han dado es uno en el que la gente celebra poder comprar un carro y vender su casa como si fuera una conquista. Pero eso no es una conquista, es recuperar un derecho que ya teníamos antes de la Revolución. ¿A eso hemos llegado? ¿A celebrar como un éxito algo tan básico? ¿Cuántas otras cosas básicas habremos perdido en estos años? Para mis padres es doloroso asumir ese fracaso, y no lo quieren para mí. No quieren que con 55 años tenga un sueldo que no me alcance para vivir, ni el sueldo ni la libreta. Porque no alcanza. Y no quieren que para sobrevivir acuda al mercado negro, a la corrupción, a la doble moral, a fingir. Prefieren que esté lejos. A los 28 años yo me he convertido en la seguridad social de mis padres, ¿O cómo cree que sobreviven dos personas con 650 pesos? Sí, Rafael, hemos tenido que irnos cientos de miles de cubanos para que nuestro país no quiebre. Lo que Cuba ingresa de nuestras remesas es superior, en valor neto, a casi todas sus exportaciones. Eso sí, el país ha perdido juventud y talento, y en vez de abrir un debate realista sobre cómo parar esa sangría, sigue anclado a un inmovilismo ideológico que no es otra cosa que miedo al futuro. ¿Y qué hago yo en un país cuyos gobernantes le tienen miedo al futuro…? ¿Esperar a que se mueran…? ¿Esperar a que cambien las leyes por generosidad y no por convicción? ¿Qué hago yo en un país que sigue premiando la incondicionalidad política por encima del talento? ¿A qué puedo aspirar si no basta con lo que soy y lo que hago…? ¿A convertirme un cínico? ¿O me anima usted a que dé la cara y diga lo que pienso? Algunos jóvenes de mi generación ya lo han hecho, ¿Y dónde están? Recordemos a Eliécer Ávila, un estudiante de la Universidad de Ciencias Informaticas que tuvo la valentía de preguntarle a Ricardo Alarcón por qué los jóvenes cubanos no podíamos viajar como cualquier otro, y fue represaliado por el sistema. Él no tuvo la culpa de que allí hubiera un cámara de la BBC, ni de la respuesta ridícula que dio Alarcón (aquella barbaridad de que el cielo se llenaría de aviones que chocarían entre ellos) Hoy Eliécer vive marginado por razones políticas. Y no es un terrorista ni un mercenario ni un apátrida, es un joven humilde, mulato, universitario, que cometió el error de ser honesto. Qué triste hacer una revolución para terminar condenando a alguien por ser honesto. ¿Para eso quiere usted que me quede, Rafael?

Dejar tu país y tu familia no es un camino fácil. Ni la solución a nada, solo es un principio. Te vas a otra cultura, tienes que aprender otro idioma, pasas momentos muy malos. Te sientes solo. Pero al menos tienes el alivio de saber que con esfuerzo puedes conseguir cosas. Mi primer invierno en Bulgaria fue muy duro, conseguí trabajo como transportista y pasé cuatro meses subiendo y bajando lavadoras para ahorrar dinero y poder viajar a Turquía. Una ilusión que tenía desde niño. Y viajé. No tuve que pedir un permiso de salida ni mi avión chocó con ninguno. Pude cumplir el sueño de Eliécer. Y me alegro de haberlo hecho. He conocido otras realidades, he podido comparar. He descubierto que el mundo es infinitamente imperfecto, y que los cubanos no somos el centro de nada. Se nos admira por algunas cosas igual que se nos aborrece por otras. También he descubierto que irme no ha cambiado mis convicciones de izquierda. Porque lo de Cuba no es izquierda, Rafael. Póngale usted el nombre que quiera, pero no es izquierda. Yo estoy de parte de aquellos que buscan el progreso social con igualdad de oportunidades y sin exclusiones. Pienses como pienses. Sin sectarismo ni trincheras. Porque eso solo sirve para enfrentar a la sociedad y sustituir verdades por dogmas.

Por último, Rafael, la casualidad quiso que terminara en un país que también estuvo gobernado por un partido y una ideología única. Aquí no hubo revolución de terciopelo como en Checoslovaquia, ni derribaron un muro como en Berlín ni fusilaron un presidente como en Rumania. Aquí, como en Cuba, la gente no conocía a sus disidentes. Aquí no había fisuras, y sin embargo, en una semana pasaron de ser un estado socialista a una república parlamentaria. Y nadie protestó. Nadie se quejó. No puedo evitar preguntarme, ¿Acaso pasaron 40 años fingiendo? Desde entonces no han tenido un camino de rosas, han enfrentado varias crisis, incluso la población ha llegado a vivir con peor calidad de la que tenía en los años 80, pero curiosamente, la inmensa mayoría de búlgaros no quiere volver atrás. Y eso que el socialismo que dejaron ellos era bastante más próspero que el que hoy tenemos los cubanos. Pero en este país no piensan en el pasado, piensan en el presente. En mejorar la economía, en resolver las desigualdades (que las hay, como en Cuba), en combatir la doble moral, los personalismos y la corrupción que generó el estado durante décadas.

El día que ese presente importe en Cuba, no tenga duda, nos veremos en La Habana.

Ivan López Monreal

¿Que opinan sobre esta carta?



Etiquetas:

Entradas Relacionadas:

  1. Joven cubana de Miami queda parapléjica después de un implante de senos
  2. 40 años de cárcel para joven cubano que apuñalo a otro en escuela de Coral Gables
  3. Carta de la cubana María Conchita Alonso a Sean Penn
  4. Carta abierta a Crescencio Marino Rivero
  5. Joven cubana es atacada por defender a las Damas de Blanco


41 comentarios en “Carta de un joven que se ha ido”

  • el nene dice:

    Despues de este comentario espero que jubilen a rafael por no comprender a la juventud cubana, sino fuera el editor jefe, ya se hubiera ido porque los que quedan de su edad todos piensan en cuidar su puesto, ellos si tienen que perder

  • leo dice:

    Afirmó Martí que “honrar honra”. Es lo que me veo obligado a hacer como cubano de origen ante la carta de Iván . La maquinaria ideológica creada por la dictadura de los Castros ha fabricado tantas mentiras sobre Cuba, repetidas por titiriteros, marionetas como el sr rafael (eso es lo que se merece, que su nombre sea escrito en minúscula) que sólo las grandes verdades que dichas mentiras ocultan podrán lograr, como flotadores, que nuestra isla no se hunda el mar.

  • martha03 dice:

    eddy carlos, cuando hablaste de Angola, recorde que mi hermano,casi un nino, no tendria mas de 16 o17 anos se lo llevaron para Angola y en una emboscada su mejor amigo,de su misma edad, murio en sus brazos atravesado por una trazadora, el me conto que sus manos se le hundian en el hueco que le dejo la bala en la espalda,mientras su amigo le decia…” hay mi hermano se me va el mundo,” luego mi hermano estuvo ingresado en un hospital psikiatrico durante 45 dias ausente por completo de la realidad, en la actualidad forma parte de los millones de desempleados del gobierno de Cuba, yo lo ayudo desde aki con algunas cosas para que trabaje por cuenta propia y ahora el gobierno pone la ley 223 para cobrar en cuc a el lo mismo que cuestan las cosas en la factura aki, entonces no es que los jovenes esten desconectados es que el gobierno los desconecta.

  • eddy carlos dice:

    me gusto mucho la respuesta a esa carta,me pregunto,que hace ese señor que alfabetizo en el 1961 escribiendo en un blog de jovenes,a los muchachos dejemoslos ser lo que son,no se hasta cuando seguira esta guerra de idealismos baratos cuando lo que hace falta es que todos los cubanos nos demos un abrazo.que joven antes o ahora no fue inquieto,deseoso de conocer el mundo ,de viajar donde le de la gana,los chicos se van de cuba desde siempre,antes se salian y regresaban ,ahora se salen y solo regresan de visita porque no tienen nada que les motive a quedarse,es una pena que solo tengan dos discos que tocar,ya cansa la misma musica,salud y educacion ,como si en otros paises no hubiese lo mismo y mejor,no se puede criticar a los jovenes de hoy porque los de ayer hicimos lo mismo,quien no se peleo en su juventud,quien no se emborracho con cerveza de pipa,quien no tomo alcohol de 90 grados,quien no hizo el amor en una esquina oscura porque la posada estaba con una cola de media cuadra,desgraciadamente la revolucion nos desfraudo a todos,fue algo necesario que se convirtio en eterno y ya no tiene razon de ser,todos de alguna manera fuimos revolucionarios,quisiera saber si el autor de esa carta a los muchachos que se van sabe lo que jode la pica pica cuando cortas caña,o como te queda la espalda sacando yucas ,o lo jodido que fue pasarse todos los domingos haciendo tuneles populares para una guerra que solo se peleo en la mente de un par de locos,o si este bellaco fue a la angola de la que habla,yo si fui y hasta herido de bala sali,que pena que sigamos en esas tonteras cuando de lo que debieramos preocuparnos es de mejorar la vida de todos,amarnos y darnos cariño,porque cubanos de alla ,de aca o de donde coño sea todos seguimos siendo los mismos cubanos,con nuestras virtudes y defectos,pero cojones,que orgullosos de ser cubanos

  • Jacob Mose dice:

    Ival Lopez, mis respetos sinceros hacia ti, creo que con tu carta quedo muy poco que decir, bien dicho y con mucha diplomacia, porque hay puntos donde se podrian decir cosas de esas dos personas que se aduenaron de Cuba y las cosas que hicieron y que hacen hoy en dia que son la verdadera razon por la que un pueblo no puede elegir su presidente, dos delincuentes que han hasta traficado drogas y se han robado todo lo que cuba tiene hasta ahora.

  • pedro dice:

    podemos hacer muchas cartas,cada uno somos una historia diferente,yo me fui de cuba tal ves nunca quise irme pero tuve la oportunidad de salir que como todos sabe eso es dificil (creo que el gobierno cubano estimulo las salidas como comercio a largo plazo por eso las medidas emigratorias nuevas).Y me quede por tantos que quieren y no pueden salir de cuba,que no tienen el chanse.yo confio en el derrumbe del sistema medieval y cruel exitente en cuba no sabria cuando pero ellos mismos lo van a desmontar.de que la van a pagar la van a pagar,todo el daño hecho a los cubanos.

  • Orlando Monet Garcia. dice:

    VOZ DE CUBA EN EL EXILIO.
    Iván López, Un cubano para respetar.
    Después de leer la carta de Iván López y los comentarios apasionados de todos los que han sabido hacerle honor y justicia. No queda casi nada por decir.
    Si aun queda oportunidad, sólo quisiera felicitar a este valeroso e inteligente joven cubano cuya modestia y razonamiento lo sitúan en un escalón muy distante y elevado, de los que ocupan los octogenarios que usurparon el poder en Cuba.
    Me imagino a Iván participando de la confección de la Carta Magna de la nueva Cuba , junto a los hombres y mujeres que como el, atesoran vergüenza y honor, a pesar de la apocalipsis moral y espiritual vivida por los cubanos en este mas de medio siglo.
    Me imagino a Iván, uno de los ministros de la nueva república, un verdadero master y guía para generaciones presentes y futuras.
    Ahora me imagino ver a Rafael, con muchas toneladas de carga de frustración en sus espaldas, sin tener palabras ni argumentos reales con que responder a esta andanada de verdades.
    Según felicito a Iván, aconsejo a Rafael que vaya a la orilla del mar, se siente y lea muy detenidamente la carta de Iván, medite y comience a escribir lo que sus sentimientos, ya cambiado y renovado, le dicten; pues seguro, su manera de pensar ha sufrido una mutación total, ya que esta carta es para abrir corazones ( no es aconsejable, que las lea Fidel y Raúl), cuyos corazones están tan endurecidos que podrían rajarse en dos.
    De todas formas Rafael, tal vez tu recibiste esta tarea por el núcleo del partido comunista y tuviste que hacerlo, para no perder el carnet. Yo también fui militante de ese mismo partido, pero hace mas de 20 anos desperté y desde ese momento comencé a experimentar la felicidad de ser un hombre totalmente libre, pues pude renunciar al partido y hasta retar a Fidel Castro dentro del mismo país. Cuando un hombre o mujer puede hacer eso es cuando en realidad experimenta la verdadera libertad.
    Aun estas muy distante de ser libre, te invito a que sigas a Iván y a todos los que hemos cogido el camino de la razón y al verdad.
    Si tu crees que el sistema que tu defiendes es tan merecedor de la defensa que le has hecho, trata de convencer a los que mal gobiernan al país para que permitan el dialogo abierto y verás que los que piensan como Iván, somos millones, mientras los que siguen a los dictadores, no llegan a miles.
    .
    Sé que tu no podrás hacer nada mas, porque dos fuertes razones te lo impiden: -1, el tapaboca que te dio Iván y -2, el que te daría la dictadura castrista si trataras de decir, lo contrario a lo que ellos te aprobaron que dijera.
    Esa es la gran diferencia entre lo que tú defiendes y lo que el pueblo cubano añora.
    CELEBREMOS EL 160 ANIVERSARIO DEL NATALICO DEL APOSTOL, BAJO UN CIELO PLENO DE LIBERTAD.

  • Ciona dice:

    Hace muchos, muchos años que me sacaron de Cuba. Tenía 11 años, y a día de hoy la añoro cada día más. No obstante , se lo agradezco a mis padres cada día, viendo las necesidades que pasaron mis abuelos, que gracias a la gallina que les regaló Severina ( la señora que los cuidaba cuando nos fuimos ) pudieron comer.. No obstante, lo pasamos también mal en España a pesar de las raíces familiares., Es una dictadura pura y dura. No les interesa salir de ese sistema: ellos viven bien mientras la población es masacrada. Un saludos compadres y enhorabuena por el escrito.  Pero, Cuba es mi tierra, la Perla del Caribe que otra islas se qiueren apropiar. Nada es igual: su clima, paisaje, personas, caracter…

  • lazaro omar dice:

    Buenas. Despues de leer la carta de ivan se te quitan las ganas de leer la de rafael. En la carta de ivan sobresale la verdad irrefutable de lo que es cuba o mejor dicho de que a hecho Fidel Raul y el falso socialismo en cuba. Hace falta que sigan surgiendo muchos ivan sin miedo a comentar a hablar a decir la verdad para que el mundo entero sepa la realidad cubana. Gracias

  • eugenio dice:

    “Ningún hombre es demasiado bueno para gobernar a otro sin su consentimiento.”

    Puntos: (3,99) Autor: Abraham Lincoln
    que me dices de esto IVAN

  • eugenio dice:

    Felicidades Ivan López Monreal vi critica a tu carta y también mucho elogio ,hoy me duermo con la satisfacción de saber que existen muchos jóvenes cubanos buenos aunque estén fuera de nuestra tierra yo también estoy lejos de cuba y también conozco de cerca que estar lejos no es nada fácil ,,tanto que nos hablaron de Martí y no se leen frases como esta
    Dices que tenemos libre albedrío, pero también aseguras que uno no tiene más que concentrar su voluntad sobre un objetivo para conseguirlo. Ahí hay una contradicción. Si no soy dueño y señor de mi voluntad, tampoco puedo concentrarla libremente sobre esto o aquello

  • Llegando a la Libertad dice:

    Agradeciendo a Dios por vivir en Libertad felicito a esta red social y a su vez a Ivan Lopez Monreal por la realidad tan grande que refleja su texto, los jovenes y los no tan jovenes que nacimos dentro del totalitarismo castrista después de salir de Cuba hemos tenido intensas horas de lectura para poder comenzar a integrarnos al mundo porque mientras vivimos en la isla tuvimos que huirle al desastre de valores, al asedio y la persecución de las mal llamadas organizaciones de masas que son el real parapeto del odio a sus propios ciudadanos, donde la única política que conocimos fue la censura de todo y para todos, donde se esconde el superman del Cuartel Moncada, el bueno de las películas de Hollywood en la que se recrean todavía algunos subnormales por la propia incapacidad o por conveniencia, los que ya no pueden mandar a callar, ni poner parches a quienes tienen la valentía de denunciar : como un grupo de seres dogmáticos ambiciosos se siguen perpetuando en el poder de un país durante mas de medio siglo, poniendo a un pueblo de rodillas y llevándolos a la mas mínima expresión de lo inhumano…Para nosotros es triste ver como aun hay cubanos que están mirando la película del 59, la alfabetización, y no se han enterado que los Castros los ha dejado chupando ese caramelito , fue solo su juego macabro, ya son 53 años de traición al pueblo cubano y a la evolución humana. Lamento mucho a quienes no hayan entendido el perfil de los Castros, cabe preguntarse si algún daño habrán hecho que les toca pagar de esa forma, enredados entre víboras. ¡Que Dios siga bendiciendo a Ivan y a todos!! Les deseo Paz y Libertad! Os Amo….

  • Chiplote dice:

    Doña martha03 gracias por su gentileza y le pido disculpas pero no soporte leerla completa, como lo suponía puras babosadas, mentiras bien maquilladas con un falso patriotismo, que ni quien lo escribió se lo cree, de eso puede usted estar segura, Ivan escribió con su corazón, este cabrón del Rafael escribe por mandato, y por pendejo, no por convicción.
    Recuerdo en la decada del 90, estando aun en Cuba, llego a mis manos un folleto sobre una nueva teoría neonazi, que con estudios “científicos”, querían demostrar que el Holocausto Judio era una mentira, que jamas había ocurrido, puede usted creer que hayan personas capaces de querer demostrar tal cosa, pues cuando leo artículos que defienden la revolución, sus logros y lo bueno que es el gobierno cubano, me viene a la mente ese articulo, hay hombres que llegan a meter tanto cinismo dentro de ellos, que no les importa defender pesadillas y vilezas.  

  • Yunier dice:

    Me siento muy identificado con este maravilloso escrito, en realidad salir de cuba es una tarea dificil y dolorosa yo llevo casi 5 anos sin ver  a mi tierra, mis amigos, mis padres, mi familia y hay muchos dias que me siento triste lejos de todo lo que amaba pero no me arrepiento al menos aqui en este gran pais USA puedo con mi salario comprar lo que quiero, ayudar a mis padres en cuba, mi padre pelio junto a fidel en la sierra maestra y vive una situacion precaria pero gracias a dios he llegado aqui y esos problemas quedaran en el pasado, pero sufro todos los dias cuando veo tantas palabras cinicas sin moral, en cuba se cataloga mercenario simplemente por pensar diferentes, cada quien debe tener puntos de vista diferentes para construir una sociedad justa y equitativa, he vivido en brasil un pais genial donde la salud si es gratuita verdaderamente y una atencion esmerada, al igual que la educacion en cuba siempre vivi enganado pensando que el unico pais que la poseia era el nuestro. Ojala y reconozcan los errores y dejen a los jovenes emprender los cambios que necesita nuestro pais, la libertad y prosperidad que merece nuestra gente. 

  • lester dice:

    Yo tambien me identifico con esa gran carta ,a cada cubano q vive en el extranjero nos a tocado vivir y sentir cada escrito de ese fanrastico articulo ,yo tambien sueno pronto ver el dia de la derrota final de ese regimen dictador y todos los cubanos volvernos a encontrar en una cuba libre

  • cynthia RMC dice:

    MUY BUENA CARTA..olvidaron comentar que aparte de todas las privaciones que tienenlas llamadas a cuba son las mas caras del mundo. como se pueden comunicar con sus seres queridos sin que cueste tanto y que el internet es malisimo. en fin… felicidades Ivan.. yo ni vela en el entierro. porque soy mexicana pero admiro y me gusta mucho su pais. espero poder ver algun dia una CUBA LIBRE.  y felicidades a toda la gente que defiende a capa y espada su pais… a los que salieron para buscar un mejor futuro sin que el miedo se apodere de lo que pudo suceder en el proceso….. 

  • martha03 dice:

    Chipote, esta es la carta que escribio Rafael Hernandez y a la cual responde Ivan Lopez. No se si tu podras leerla completa, pero a penas pude leer algunas lineas salteadas y me fue suficiente para ver en su contenido a alguien que se kedo en “PIONERO POR EL COMUNISMO, SEREMOS COMO EL CHE” y perdi todo interes en leerla ………….

    “Seguro no recuerdas la caída del muro de Berlín, pues quizás naciste en ese mismo año o cuando más terminabas la primaria. Para ti y tus amigos, la muerte del Che es un acontecimiento tan remoto como lo era la Revolución rusa para los que nos fuimos a alfabetizar en 1961. Tan remoto como el siglo pasado. Aunque celebraste el nacimiento del nuevo milenio, te sientes más del siglo XXI que del XX. Si alguien te dijera que eres un cubano de transición, lo mirarías con extrañeza. (Te comento que esa frase despedía cierto resplandor en los años 60; ahora no tanto). En cambio, si alguien te preguntara si eres un ciudadano del Periodo especial, quizás te encogerías de hombros o le harías un comentario mordaz, pero en el fondo estarías más de acuerdo. La mayor parte de tu infancia y adolescencia han coincidido con ese Periodo especial, que a diferencia de los viejos, a ti no te ha tocado vivir como malos tiempos o incluso derrumbe de ilusiones, sino como único horizonte de vida. En estos 22 años, que vienen siendo como una generación y media, según los expertos, no has recolectado epopeyas como Playa Girón o la Crisis de Octubre, ni siquiera la guerra de Angola. Sientes que la mayor diferencia con los viejos, sin embargo, no ha sido la falta de aquellas gestas, sino de aquellos sueños. Esa épica revolucionaria se aleja más de ti mientras más la televisión vacía sus imágenes repetidas en la pantalla, las has visto tantas veces que no te dicen nada. Pero no es tanto eso lo que te falta, sino los proyectos que otros antes de ti pudieron hacerse. Cuando llegaste, todo estaba hecho, armado, por los que habían demolido lo viejo (lo que para ellos era “el pasado”), construido y reglamentado el orden nuevo. Tú, que no llegaste a tiempo para aquellas edificaciones, piensas que aquel país inventado por otros (para ti, “el pasado”) ya no existe, y solo sobrevive un orden viejo, más bien irremediable. Lo peor, sin embargo, no es haber nacido en un orden preestablecido, porque eso le pasa a todo el mundo, sino tus inciertas posibilidades de cambiarlo. En todo caso, no quieres invertir tu vida intentándolo, porque no tienes otra que esta; y aspiras a conseguir un techo propio, un empleo que te guste y te permita lo que puedas con tu capacidad y esfuerzo, sin penurias de transporte y luz, y planear para irte de vacaciones a alguna parte una vez al año, aunque tengas que quitarte de otras cosas. Piensas que la única manera de asegurarte esa vida es saltar por encima de este horizonte y buscar otros.

    No sé cuándo lo decidiste –y quizás una parte de ti todavía duda. Puede ser que se te haya ocurrido la primera vez cuando supiste que un amigo tuyo ya no estaba aquí; cuando, en un encuentro con viejos compañeros de clase, se pusieron a inventariar al grupo, y ahí se dieron cuenta de que muchos se habían ido. O porque a tu pareja se le ha metido en la cabeza y no para de hablar de eso el santo día. O porque esa misma pareja se ha hecho ciudadana española, y con ese pasaporte ya pueden irse a vivir a Europa o a cualquier país, hasta los mismos Estados Unidos. O porque tus parientes en Miami, Madrid o Toronto pueden darte una mano. O porque simplemente necesitas respirar otro aire.

    Esta carta parte de creer que piensas con tu propia cabeza. Mi intención no es disuadirte, ni hacerte advertencias, ni mucho menos endilgarte un discurso patriótico. No pretendo hablarte como tu padre, consejero o guía espiritual; ni como mensajero de una fe religiosa, verdad revelada, voz de la experiencia o autoridad de maestro. Te invito a pensar entre los dos tus razones, pero sobre todo el contexto y significado de tu decisión de irte del país. A poner en situación tus argumentos, para sacar algo en limpio que, tal vez, pueda servirte. No creas que lo hago solo por ti. Tengo mis propios motivos, porque tu decisión de partir nos implica a todos, y sobre todo a los que no hemos pensado nunca en irnos.

    Te propongo primero que miremos juntos lo que tenemos alrededor.

    Oyes decir que los jóvenes no tienen valores, reniegan del socialismo, se quieren ir del país y no les interesa la política. Quizás los que así piensan identifican valores con sus valores, la política con movilizaciones y discursos, la defensa del socialismo con determinados mandamientos –entre otros, que este sistema es solo para los revolucionarios comprometidos, que un ciudadano cubano solo lo es mientras resida en la tierra donde nació, o que disponer de otro documento de viaje equivale a ponerse a las órdenes de una potencia extranjera.

    Te advierto que los que así razonan no son nada más “algunos funcionarios”, sino muchas otras buenas personas, íntegros ciudadanos, para quienes defender la patria no es una declaración. De hecho, cuando estos hablan de defender las conquistas sociales de la Revolución, la mayoría piensa en educación y salud gratuitas, y –si esa es la medida de la Revolución y el socialismo en el plano social–, es lógico que muchos digan que tú deberías pagarlas, si te quieres mudar a otra parte “donde no vas a defenderlas”.

    En cambio, tú crees que esos derechos los conquistó la Revolución para todos, y por eso mismo son tuyos, sin más condiciones que haber nacido en esta isla. Has escuchado que, según la Constitución, los derechos básicos de un cubano están más allá de su manera de pensar; y que la justicia social y la igualdad son precisamente eso: principios y valores que hay que ejercer de verdad, sin sujetarlos a clase, raza, género, orientación sexual, religión o ideología, porque representan la conquista más importante de todas, la de la dignidad plena de la persona. Bueno, si tú estás de acuerdo con eso, quizás te sorprenda escuchar que eres una criatura del socialismo. Si te importan el bienestar de toda la sociedad, la democracia de los ciudadanos, la libertad (incluida la de todos los que te rodean) y la independencia nacional, te advierto que eres un ser más polítizado que muchos habitantes del planeta –incluidos probablemente la mayoría de ese país para donde vas.

    También tú tienes, como esos otros buenos ciudadanos que acabo de mencionar, tus propias verdades asumidas, que compartes con tus amigos, y que ustedes tampoco ponen nunca en tela de juicio. Por ejemplo, piensan que son un cero a la izquierda, y que nada pasa por ustedes. Sin embargo, te comento que este sistema nuestro te consulta y te pide que te movilices, porque tu movilización y tus opiniones le son necesarias para que la mayoría de las políticas funcionen—aunque ni tú ni muchos burócratas lo entiendan así. En efecto, aunque ellos sigan pensando que lo decisivo es aceitar la cadena de mando y cumplir el plan, y tú creas que eres una nulidad en el sistema, cuando pides la palabra para criticar los Lineamientos, reclamas tus derechos en cualquier parte, protestas ante desigualdades y privilegios, aplaudes una crítica dicha sin pelos en la lengua, pides que las políticas no solo se enuncien sino tengan resultados –e incluso cuando acudes a la Plaza refunfuñando, para hacer quórum en la misa de Joseph Ratzinger– estás contribuyendo activamente a la política, y a mantener vivo un tejido sin el cual este sistema languidecería, y que los sociólogos llaman consenso.

    Por cierto, ese tejido es lo que sostiene también al capitalismo. La diferencia consiste en que este no requiere que participes activamente, basta con que no intentes subvertirlo, tengas la sensación de estar informado y poder decidir quién gobierna, yendo a votar (o no) cada cierto tiempo. Naturalmente que allá puedes expresar muchas opiniones y escuchar otras miles, elegir entre varios candidatos, enterarte de quiénes son y cómo piensan, sus planes y propuestas para los grandes problemas del país, e ir a votar (si eres ciudadano) por el que te parezca. Quizás te hayas preguntado a veces por qué este sistema nuestro, que tiene sus elecciones, no puede darle a la gente que piensa como tú la posibilidad de expresar sus opiniones políticas en la televisión, proponer tantos candidatos como quiera (no solo abajo, sino a todos los niveles), escucharlos, hacerles preguntas y saber lo que tienen en la cabeza, antes de votar por ellos y sus propuestas. Siempre has oído que la confrontación política en la televisión, una lista abierta de candidatos y el debate entre ellos no es otra cosa que la politiquería del capitalismo. Que si abrimos ese espacio, los americanos, la mafia de Miami y los disidentes se van a aprovechar para usar sus dineros y confundir al pueblo. Y al enemigo “no se le puede dar ni tantico así”. Etc.

    También debes haber oído, sin embargo, que nosotros mismos podemos acabar con esto que tenemos más probablemente que ese enemigo. Y que este y sus planes no pueden ser la causa de que dejemos de hablar de nuestros problemas, porque al final, la verdad se impone. Lo has oído, en la voz de los principales dirigentes, una y otra vez, pero es como si nada, los argumentos de siempre siguen ahí. Estás cansado de escuchar anuncios de cambios que no acaban de llegar, y que no dependen de “factores objetivos”, sino de una “vieja mentalidad” que sigue sujetando las riendas.

    Por cierto, ahorita que mencioné una frase suya, me pregunto si alguna vez has leído al Che Guevara. Hasta no hace mucho saludabas todas las mañanas recordando su nombre. Me figuro que lo admiras como protagonista de mil hazañas de guerra, y sobre todo, haber sido capaz de morir por sus ideas. Te es familiar el guerrillero heroico, pero lo que sabes del pensador político del socialismo es apenas unas frases sacadas de contexto en vallas y muros despintados, y ciertos lugares comunes, como el tema del “hombre nuevo” y los “estímulos morales versus materiales”. ¿Por qué será que nunca te hicieron leer en clase “El socialismo y el hombre en Cuba”? El Che no creía en la infalibilidad del gobierno o de lo que él llamaba la vanguardia. “Sin embargo, el Estado se equivoca a veces. Cuando una de estas equivocaciones se produce, se nota una disminución cuantitativa de cada uno de los elementos que la forman, y el trabajo se paraliza hasta quedar reducido a cantidades insignificantes; es el instante de rectificar”. También advertía que la participación ciudadana era esencial: “el hombre en el socialismo, a pesar de su aparente estandarización, es más completo; a pesar de la falta del mecanismo perfecto para ello, su posibilidad de expresarse y hacerse sentir en el aparato social es infinitamente mayor. Todavía es preciso acentuar su participación consciente, individual y colectiva en todos los mecanismos de dirección y de producción».

    Tú también piensas que la participación no puede ser solo cosa de marchas, actos y reuniones, donde tu presencia no cambia nada ni incide “en los mecanismos de dirección”, sino por el contrario, se diluye en “cumplimiento de metas” y otras formalidades. Sientes que en esa participación falta compromiso, sinceridad, espontaneidad. Si te piden que pongas un ejemplo de formalismo, tal vez menciones a las organizaciones juveniles y los medios de comunicación, cuyo estilo y retórica te hacen “desconectar” a ti y a tus amigos; o los CDR y la FMC, donde tampoco te sientes participante de nada sustancial.

    No sé si sabes que, en un país donde puedes votar y ser elegido para cargos en el Poder Popular desde los 16 años, la presencia de jóvenes delegados en municipios y provincias ha ido bajando, desde 22 % (1987) hasta 16 % (2008). En la Asamblea Nacional, esa presencia promedio cayó al 4% en los años 90; y aunque creció en las últimas elecciones, sigue siendo inferior a 9% de los diputados. Como habrás oído, el porciento de viejos en el país ha aumentado y hoy es el más alto que hayamos tenido nunca (17,73 %); mientras el de niños y jóvenes ha disminuido. Sin embargo, los de tu edad, 16-34, son todavía el 31,41 % de toda la población que puede participar en el sistema político –muy por encima de los mayores de 60, que son solo el 21,6 % de los que tienen ese derecho. Obviamente, la presencia de jóvenes en cargos elegidos por voto está muy por debajo de su peso en la población adulta. Sea cual sea la causa de ese bajísimo perfil, está claro que mientras más jóvenes como tú salgan del país, menos será su presencia en cargos políticos; y si resides afuera no vas a poder votar ni mucho menos ocupar ninguna responsabilidad. Como ves, tu decisión de irte tiene hondas implicaciones también para los que nos quedamos.

    Esto de irse del país no es nada nuevo, claro. Desde antes del 59, cada vez más gente se iba, sobre todo al Norte; de hecho, ya íbamos en camino de alcanzar una cifra como la de hoy, con más de un millón de nacidos aquí en el exterior. Cientos de miles, incluida la clase alta y muchos profesionales, se fueron en los 60. Cuando el Mariel (1980) y los balseros (1994), partieron otras decenas de miles, entre ellos muchos que no trabajaban, administrativos y obreros. En esas oleadas de los últimos treinta años, no había tantos jóvenes, profesionales y mujeres como ahora. Algunos te dirán, sin embargo, que de otros países –México, Centroamérica, el Caribe, para hablar solo de los vecinos— se va más gente que de esta isla y no pasa nada. Que hay más dominicanos, jamaicanos y guatemaltecos tratando de llegar a EEUU o adonde sea, que cubanos. Y que en definitiva, las remesas de los que se han ido mantienen a flote la economía de sus parientes y de su país. ¿Por qué tanto trauma con el caso de Cuba, si eso le pasa a otros muchos? ¿No habría que empezar a pensar que somos otra isla del Caribe, en vez de asumirnos como los raros y de vivir esta experiencia tan normal como una tragedia nacional?

    Otros consideran, en cambio, que somos un caso diferente, porque aquí la gente sale por razones políticas, no económicas. Algunos incluso nos miran como una isla rodeada de caña de azúcar por todas partes, donde nadie sabe lo que pasa afuera. Pero seguro tú sí te has enterado de lo que se dice sobre Cuba y los cubanos en el mundo. Aunque no tienes Internet en tu casa, conseguiste un buzón de correo electrónico, u oyes la BBC o Radio Caracol o Radio Exterior de España u otra de las muchas estaciones en español que se cogen desde cualquier radio. Es probable que hables con alguno de los millones de turistas que caminan por nuestras calles; que tengas un primo en Hialeah o Alicante; un amigo que viaja porque es médico, académico, músico o funcionario. Por alguna de estas vías, o por discursos que escuchas aquí mismo, habrás notado que se ha puesto de moda hablar del éxodo y de la diáspora cubanos. ¿Te has fijado que nadie se refiere a los japoneses en Sao Paulo, los turcos en Alemania o los gallegos en toda América Latina desde que llegó Colón como un éxodo o una diáspora –y son muchísimos más que nosotros en cualquier parte? ¿Por qué será? Estas palabras resonantes vienen de la Biblia, donde se usan para describir el éxodo desde Egipto a “la tierra prometida” del pueblo de Israel; y su posterior dispersión por el mundo. ¿Acaso seremos los judíos de estos tiempos? ¿Otro “pueblo elegido”, que paga la culpa por sus pecados? ¿Debería tocarle entonces a la iglesia, vicaria de Dios y ajena a los éxodos, la misión de reconciliarnos? Como ves, el lenguaje no es totalmente inocente. En todo caso, esa afición a creernos excepcionales y esa marea de palabras no nos ayudan mucho a ganar claridad sobre lo que somos y nos está pasando realmente.

    A fin de cuentas, dentro de poco, tú también serás “un cubano de la diáspora” –lo que siempre será mejor, por cierto, que si te llamaran “exiliado”. Cuando llegues allá, verás con tus propios ojos que algunos se fueron a la diáspora y han terminado en el exilio. Las causas de esa enemistad radican allá y aquí. En ciertos países, la industria del anticastrismo, con ramificaciones en muchos sectores, ha creado un mercado laboral, donde es posible conseguir un cierto empleo o modo de vida, si uno se radicaliza en contra. Como podrás comprobar, al revés que aquí, lo políticamente correcto allá es hablar mal de todo lo que pasa aquí, y esa norma, en ciertos lugares, puede ser muy estricta, ya lo verás. Otros, en cambio, se han puesto así porque del lado de acá les han hecho pagar costos elevados, no solo en dinero. Se han sentido castigados, sujetos de prohibiciones y separaciones, obligados a pagar una multa personal que les resulta injusta y onerosa, solo por haber decidido probar fortuna en otra parte. No importa que se haya reconocido oficialmente el origen económico y familiar de la emigración, se sigue cultivando insensiblemente entre muchos de los que parten un encono, cuyo costo rebasa todas las recaudaciones y contabilidades de corto plazo, porque deja una huella indeleble en las personas, y por lo mismo, en el cuerpo real de la nación. El precio de esa enemistad, naturalmente, es inestimable.

    Como ves, aunque tu decisión personal parece solo eso, tiene un significado social y político mayor. Te reitero que nada de lo comentado hasta aquí intenta cambiar tus planes. Estoy seguro de que si te quieres ir, no hay papeleo, ni trabas, ni condicionamientos familiares, ni tarifas, ni medidas punitivas que te detengan. Eso lo saben bien aquellos cuyos hijos se han ido, experiencia que incluye a todos los grupos y jerarquías. Algunos parecen olvidar, sin embargo, que sobre este tema de la política migratoria ha habido experiencias provechosas, que deberían tener un efecto demostrativo. Por ejemplo, en el sector de la cultura. Justamente, si fueras artista o escritor, no tendrías el dilema de quedarte aquí para siempre o irte para siempre. Podrías decidir trabajar afuera durante años, y finalmente regresar a tu lugar, para salir cada vez que quieras –como han hecho muchos. O seguir allá, mantenerte en contacto y colaborar con proyectos aquí, retornar una y otra vez –como hacen otros. Lo cierto es que la mayoría de nuestros artistas y escritores no se ha ido del país de modo definitivo. Si se tratara solo de términos “estrictamente económicos”, está claro que, para los intereses del país, su valor como capital humano es muchas veces superior a las gabelas migratorias. Esa política alternativa ha dado frutos no solo para ellos, sino para todos nosotros.

    No me vuelvas a decir entonces que la política no te interesa, porque la verdad es que todo esto te importa mucho –igual que a la mayoría de los jóvenes como tú, que viven afuera, pendientes de lo que pasa aquí. Si te preguntaran por tus sentimientos como cubano, quizás digas que estás orgulloso de que seamos así como somos, de nuestra herencia cultural, tradiciones, luchas por la independencia, creencias, valores, patriotismo. Ya ves que tu “apoliticismo” es muy dudoso, digan lo que digan o lo que pienses de ti mismo. Ahora bien, probablemente sí te va convenir mucho conectarte en directo con las realidades del mundo, y aprenderlas por ti mismo, cosa difícilmente alcanzable solo con Internet, la antena o el mp3. Salir de Cuba, además de probar fortuna, te da el chance de crecer por ese lado. Nada contribuye más a la educación política que viajar, conocer otras gentes y culturas, valores y creencias ajenas, palpar directamente y hasta experimentar los problemas de otros, para darse cuenta de dónde uno está. Si hubieras tenido la oportunidad de viajar y regresar, una y otra vez, el contexto en el que tomarías tu decisión ahora sería diferente.

    Quiero terminar esta carta, naturalmente, con una despedida. No queremos que te vayas. Pero si ya lo decidiste, ninguna talanquera burocrática te lo impedirá, y lo que más cuenta ahora es que no te vayas para siempre. Queremos que no partas del todo, y para asegurarlo, lo primero es poner un calzo para que la puerta siga abierta. Donde quiera que estés, piénsate uno de nosotros, y que perteneces aquí, pase lo que pase. No rompas ni nos dés la espalda ni te dejes provocar por nadie, de allá o de aquí, que pueda convertirte en un enemigo. Levántate cada día recordando esta nave donde seguimos remando, que solo se mueve si todos la empujamos. También tú puedes remar desde allá, para que siga a flote y se encamine a buen puerto. No dejes que te entre el bicho de la soledad o la nostalgia, que no sirve para nada; ni te resignes a la idea de que estás lejos; ni dejes de estar pendiente de todo lo que nos pasa. Nosotros seguimos contando contigo. Te esperamos siempre, como al que vuelve de un viaje. Lleva con orgullo que eres un ciudadano de este país, porque la cubanía no es un documento de viaje, ni la patria un pedazo de tela. Habrá quienes te digan que somos una isla virtual o imaginada, un territorio diaspórico y otras metáforas. Tú y nosotros sabemos que Cuba es el espacio real donde compartimos cosas tangibles como riesgos y resultados, costos y aspiraciones, entre todos. Así debe ser; y será, si nos lo proponemos duro. Buena suerte y hasta pronto.

    La Habana,31 de mayo de 2012.

  • mty dice:

    Me saltaron las lagrimas leyendo esas lineas tan bien pensadas y sentidas y sobre todo tan exactas a la realidad que vivimos en nuestra isla /tienes la razon , asi es desgraciadamente la vida en mi isla /y digo mi isla porque nunca dejara de serlo  aunque viva fuera de sus limites /los cubanos ,hasta el mas insensible la anora es asi  de cierto /solo nos hicieron la vida tan dificil alla que nos vimos obligados a dar este dificil paso de abandonar nuestras costumbres ,nuestra familia y amigos /eso no tiene precio ,ni aun sacandonos la loteria / un abrazo cubano /que Dios nos proteja a todos ..

  • Chiplote dice:

    Pos chingon que ha salido el compadrito, TREMENDA CARTA,  no he leído la carta del otro, pero por lo que acá mi carnalito le responde, puras mamadas debe haber escrito el muy cabron como también estos pendejos de la PutaLinda y el Juanmamawey, que no se que pinche madre le deben a los castros para estarlos defendiendo. 
    Ivancito aca se te quiere un chingo hijo, gracias por decir y recordar tantas verdades.

  • martha03 dice:

    x cubas/fidel, Lindoooooooooooo!!!! de cuantas personas valiosas y hermosas se ha privado la revolucion cubana!!!!

  • martha03 dice:

    Venus, a eso agregale que cuando te graduas tienes que pagar el llamado “servicio social” que es el nombre comunista que se le da a cobrarte la carrera, y si a eso le sumas que ya luego como profesional chocas con un salario de $15 0 $20, nada maja, que se pasan de por vida cobrandote la carrera. Al final de la historia llegas a la conclusion que el estudio en Cuba es el mas caro del mundo.

  • Venus dice:

    Muy buena la carta, no soy taaaan joven pero tambien me identifico con lo que escribio. El mal de nuestro pais viene de mucho antes. Cada quien habla segun como le va en la feria, quizas a JuanaYWiey le fue mejor que a nosotros. Eso de la educacion gratis no se para quien fue porque la mia me costo muuuuy cara. A los 11 años comenze la secundaria, en mi municipio eran escuelas al campo. Era una niña que media 1.34 y pesaba 85 lbs, eso no impidio que me pusieran un asadon en la mano. El asadon era mas grande que yo, en las bolsas de recoger toronja cabia y quedaba espacio, ERA UNA NIñA. Me toco recoger toronjas, naranjas, podar y sanificar cuando terminaba la zafra, cosechar rabano, tomates, lechugas, etc. A eso sumale el sol, los guias de campo que nos trataban como esclavos, los trabajadores de los viveros que nos exigian hicieramos el trabajo por el que ellos cobraban, etc. Todo esto habian que aceptarlo sin chistar porque podia costarte el pase de fin de semana. La toronja se vendia en el mercado internacional, nosotros eramos mano de obra barata. En la isla habian mas de 80 escuelas al campo con una matricula de 600 estudiantes (+-) que trabajamos y estudiabamos. Las escuelas tenian unas condiciones pesimas, ni hablar de la comida, la escases de agua, la contaminacion, los abusos de profesores y estudiantes con cargos, etc. Fueron epocas muy duras, seis años becada donde aprendi todas las miserias humanas y me marcaron para toda la vida. Señor Rafael, mis estudios los PAGUE con trabajo y humillaciones, le parece poco?

  • PorCubasinFidel dice:

    JuanmaYWiey la diferencia es que en Cuba todas las noticias de los EU son malas, solo ponen los tiroteos, la policia dando golpes, alguien que se queja de la economia, Pero esto es porque en este pais hay “libertad” de prensa, mientras en Cuba solo vemos los record de produccion del platano, boniato, malanga. Los logros de la educacion y la medicina. 

    En cuanto a los EU, si ves la teleivision americana, Cuba se menciona una o dos veces al ano. Es decir Cuba es nada para los americanos de a pie. Si dices “Soy cubano” te dicen “Castro” y si les preguntas que saben de Cuba, hablan de la crisis del 62 (los mas viejos) y todos del Duke Hernandez.

    En cuanto al exilio, todos somos exilio, si ves Univision solo veras noticias de Mexico, ahora si ves los demas canales en algunos veras noticias de Cuba, ahora si lees los periodicos en espanol en Miami o escuchas la radio, entonces puedes cerrar los ojos y pensaras que estas en Cuba, a estos son a los que llamo El Viejo Exilio Histerico de Miami. 

    Si ves en este blog, la mayoria estan en contra del embargo, de que quiten las remesas, de que no suspendan los viajes. Este exilio tambien es cubano solo que piensa diferente,

    Entonces cuando hables del exilio te recomiendo hagas como yo, le pongas nombre, Ya me escuchastes hablar del Viejo Exilio Histerico de Miami y cuando me refiero al de la aplanadora de Vigilia Mambisa, lo llamo El Tragadisco como los dibujos animados

  • PorCubasinFidel dice:

    Esta carta es la historia de muchos cubanos. Ivan pone en contexto aunque sea una sola razon de las tanta que da, donde cada cubano se ve reflejado, Aunque en mi caso el 100% de esas razones tuvieron que ver con mi decision pues la mia, tampoco fue un arrebato momentaneo, pues viajaba muchas veces al ano, hasta que volver a Cuba se volvio una pesadilla, es fue la penultima vez que sali de viaje.

    CubaLinda tu comentario es ironico y ademas lleno de irresponsabilidad social y moral, es un comentario al parecer no salido de alguien que vive en los EU, sino de alguien con acceso a Internet para la “lucha cibernetica”.

    Yo te pregunto: Cuantos cubanos conoces viviendo bajo un puente?. No creo que hallan muchos y los 2 o 3 que conoci vinieron con el Mariel y fueron sacados de las carceles cubanas.
    Los otros cubanos quizas no tengan una vida llena de lujos pero cada uno vive en una casa, los menos en shelters (yo vivi en uno pues no tenia familia, hasta que una pareja me brindo su casa como si fuera el hijo que nunca tuvieron), Los cubanos, sobre todos los recien llegados pasan algo de trabajo, tienen algunos problemas economicos, pero nada como los que dejaron en Cuba,

    En mi caso particula, llevo mas de los 10 o 12 anos que propones para una nueva carta y te puedo decir que AMO  mi puente donde vivo debajo de el con mi familia pero ademas tengo otros puentes donde en uno de ellos viven “mis padres adoptivos” (me adoptaron como un hijo y para mi son mis segundos padres) y dejame decirte que estos padres SOÑABAN con tener el puente que hoy tienen y se lo ganaron por su generocidad. Estos vinieron en el 59 sin hijos y hoy tienen una familia que quieren y los quieren como sus verdaderos abuelos. 

    Si, se lo que piensas  y te dire mas fui de los que como tu defendi lo indefendible, no me arrepiento pero de algo si puedes estar seguro. Mientras tu te mantienes estatico yo me muevo y te dire mas cuando te mueves todo comienza con un paso, despues de ese paso das otro y despues otro y entonces entra en juego la sabiduria, si no eres sabio volveras a atras pero si logras que cada paso te lleve al proximo y que este te lleve al otro y no quieras gastar mas de lo que produces entonces CubaLinda, vivir debajo de un puente sera la unica experiencia que no tendras en tu vida a no ser que como yo, tuve que hacerlo por necesidad primero y por ensenarles a mis hijos a respetar a esos que viven debajo de un puente pues tuvieron que vivir bajo el por un fin de semana.

    Estoy seguro que Ivan solo pasara por debajo de los puentes en su yate o en una gondola en Vencecia.

  • martha03 dice:

    “TÚTALOCO” Y “TÚTAQUIVOCAO”
    Nosotros, los cubanos. …… somos campeones, caballones, geniales, adivinos, profetas, nos
    las sabemos todas. Podemos ser más papistas que el Papa y sabemos más de política internacional que todos los miembros de las Naciones Unidas. Podemos dirigir un equipo de pelota de las Grandes Ligas mil veces mejor queJim Leyland o el retirado Bobby Cox. Los cuba…
    nos “nos comemos el azúcar cruda y el agua sin masticar”. Somos estrategas militares y políticos.Cuando las cosas pasan “ya nosotros sabíamos que iba a pasar” porque nos las
    “güelemos” de antemano.El cubano va al Infierno, y SI LO DEJAN HABLAR, termina en el Paraíso, al lado de San Pedro, recibiendo a los recién llegados.Somos alegres, divertidos, emprendedores, inteligentes, halagadores,soñadores, idealistas. Al amigo lo convertimos en “hermano”. Todos tenemosla mejor madre del mundo, todos tenemos una larga historia personal que contar y todos éramos tremendos peloteros durante nuestra juventud.Los cubanos, todos, “nos vamos a ganar la lotería”. Consideramos que tenemos la mejor música del mundo, y que la mujer cubana es la más linda del Universo….los cubanos, ninguno, nos consideramos feos, ni brutos, ni fracasados, ni inferiores, ni analfabetos. El cubano nunca se equivoca en lo que pasó ni en lo que va a pasar. Nos las sabemos todas. Somos cariñosos, al amigo le decimos “mi sangre, mi socio, mi tierra”, a la mujer le decimos “mi amor, mi cielo, mi corazón y… hasta mi china “Hablamos rápido y a la vez y nos entendemos todos, discutimos, discrepamos.Sabemos más de guerra que Napoleón, más de paz que Gandhi. Somos mejores escritores que los escritores, mejores poetas que los poetas. La comida cubana es la más sabrosa del planeta. Hacemos la paella mejor que los españoles, el arroz frito mejor que los chinos y los macarrones mejor que los italianos.En ninguna parte encontramos una playa más linda que Varadero, ni podemos
    leer una sola historia donde encontremos una artista mas grandes que Celia Cruz. Somos los mejores bailarines del mundo, tenemos los tres Santos (San Lázaro,Santa Bárbara y la Caridad del Cobre) más milagrosos, y no aceptamos que exista, ni nazca, un solo torpedero mejor que Willy Miranda…Podemos ser más americanistas que los americanos, mejores negociantes que
    los judíos, sabemos más de medicina que los médicos, más de leyes que los abogados, y sabemos (desde las salas de nuestras casas, frente al televisor) lo que es “strike or ball” o lo que es “safe or out” mejor que todos los”umpires” ante una jugada apretada…Le dimos al mundo el danzón, la guaracha, la rumba, el bolero, el son, a Kid Gavilán, a Kid Chocolate y a “Trespatines”. Inventamos la quimbumbia, el quimbombó y el ajiaco. El mejor azúcar y el mejor tabaco. Tuvimos a Celia Cruz, a Olga Guillot, a Ernesto Lecuona y al Benny Moré. Creamos el mambo y cocinamos los mejores frijoles negros del planeta.Le obsequiamos a la humanidad a Gloria Estefan y a Andy García. Podemos estar dos horas discutiendo y regateando el precio de una lata de leche condensada, inventamos la media noche, el Ironbeer, la Materva, la Malta
    Hatuey, el Ron Bacardí, el Mojito y el mojo de yuca. Y si alguien me lee y discrepa tengo la respuesta genial de 11 millones de cubanos. No decimos “no estoy de acuerdo contigo” o “tengo una opinión diferente”. Decimos:”Tútaloco”, “Tutáquivocao” y “Tunosabeloquetutahablando”…
    Algunos dirán: “Así éramos y ya no somos”. Y yo les respondo: ¡Así quedamos muchísimos vivitos y coleando!…. Es más, humildemente les digo que si no fuera cubano y Fidel no existiera
     ¡pagaría para serlo!

  • martha03 dice:

    CubaLinda, yo llevo aproximadamente ese tiempo viviendo aki y te puedo asegurar que a esa hermosa y realista carta solo podria agregarle que “El sueno americano”no es un mito. En este pais he cumplido todos mis sueños y he logrado tambien cosas que nunca soñe. “dios bendiga a America.” A pesar de ser una emigrante,me he sentido tratada con el mismo respeto y derechos que  los americanos y perdon, pero ese respeto nunca lo senti en cuba,; en Cuba desde que entras al aereopuerto ya te sientes descriminada ante los extranjeros,te digo mas, mi hijo que vive en Cuba tiene que pagarle internet a sobreprecio a un haitiano porque el gobierno de cuba le da acceso a internet hasta a los haitiano antes que a un cubano, como tu crees que se siente mi hijo ante esa  injusticia? ayudame a entender que estoy ekivocada.

  • dayan s dice:

    Dam soy cubano de 21 anos deje la isla hace 3,por los mismos motivos de todos y sali casi sin darme cuenta.esta carta me llego y me hace identificar mi realidad a simple vista.felicidades y mucho exito
     

  • martha03 dice:

    JuanmaYWiey, dinos o ayudanos con algunos ejemplos de las cosas buenas de Cuba que tu dices que no ponemos aki hasta donde yo se….  de cuba BUENO; nosotros los cubanos y la tierra de Cuba que es muy fertil, a pesar que no apoyen a los campesinos ni le den facilidades para cultivarlas. ¿Que otra cosa buena de Cuba nos falta por escribir aki, segun tu?

  • cubana dice:

    Impresionante !!! 

  • Jose Ignacio dice:

    Tremenda carta!  Hace seis años sali de Cuba y me identifico con todas las ideas y el sentir de esta carta. Barbara!

  • Tucupido dice:

    Bicho, lee esta carta, me parece super interesante

  • elena dice:

    super,la verdad de las verdades,felicidades!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  • CubaLinda dice:

    Tengo mucho interes en leer la carta que va escribir despues que lleve 10 o 12 anos aqui en los EEUU. Claro, eso es si puede escribir una carta abajo de un puente.

  • Zoraida dice:

    Lo felicito por esa carta esa es la realidad que no se puede ocurtarlas tima que ese pais tenga que vivir asi me da dolor en el corazon por que mi pareja esta viviendo esa realidad despues de haver estado en un pais de livertad ahora le toca vivir en ese pais de tanta injusticia yo espero poder sacarlo de alla lo mas pronto que pueda otraves lo felicito por toda esa realidad que muchos no pueden ver 

  • francisca dice:

    la carta esta barbara como decimos los cubanos no solo la juventud hasta los mas viejos hemos visto todo eso y mas si se pudiera publicar en cuba seria una gran ensenasa para muchos jovenes cubanos

  • Libre dice:

    JuanmaYWiey. Saludos acazo lo bueno de Cuba es para todos?, bueno yo me forme en Cuba, nunca imagine salir de mi patria pero la via me dio este rumbo por las mismas razones que el de la carta. No soy adivino pero esa capacidad de pensar me da a entender que Cuba seguira mal y se pondra peor, no soy optimista con mi Cuba por lo pronto le dejo  a Cuba a Alarcon y Raul que ellos arreglen su lio, si les a tiempo, mientras  yo saco a mi familia y asi ire en mis vacaciones a apoyarlo en lo que pueda aunque sea dandole algunos dolaritos que me arrancan como si fueran mas de ellos que mio, Que Dios Bendiga a mi Cuba.

  • jose dice:

    hola te felicito  por tu carta, yo soy un joven cubano tengo 25 años y vivo hace mas de un año en una cuidad pesquera de galicia España en la coruña para ser mas exacto , me ocurrió y me ocurre lo mismo q a ti y q a muchos jo-benes cubanos, yo en cuba llegue hacer  hasta militante de la juventud y come candela siego por mi padre q siempre me inculco esas ideas marxistas leninistas hasta q un día vi la realidad y empece a ser independiente y ver la vida como es en realidad y  me subleve y me tube  ier de mi pais  por razones economicas y en busca de un nuevo horisonte y furturo para mi corriendo el riesgo  de una aventura , llegue con 24 años y ya voy a cumplir 26 años lejos de mis padres  lejos de mi país q me vio nacer lejos de mis amigos q  muchos ya ni siquiera están o quizás  en   miami y quien sabe EN CUANTOS PAÍSES DEL GLOBO TERRÁQUEO.. en fin  yo deje a mis padres  en cuba mi papa periodista del   órgano oficial del partido el periódico granma mi padre lucho en la limpia del es cambray estuvo en la lucha clandestina  en la habana en 1958  lucho como muchos  jobenes de aquel entonces, y al final   todo lo q recibió del gobierno fue q todo el barrio le cogiera tremendo odio a toda mi familia  a mi  cuando estaba en el circulo infantil las seños las maestras me daban  golpe durisimo y me maltratavan  hasta en una ocacion me hicieron un chichón y me dejaban q me cagara en los pantalones  y no me cambiaban  cuando era un niño de  6 años  y todo por el odio q le tenían a mi padre hablamos de los años 1991 en plena caída del campo socialista  mi padre tenia un cuadro y lo tiene todavía  de fidel castro  en el salón de la casa  allá en la habana una ves nos entro un hombre vestido de negro  y empeso a tirar huevos y piedras al cuadro de fidel  q había  hay en el salón de casa  y pasamos muy mal  que estes dentro de tu pais que pases por al lado de amigos y todos te den la espalda o  hablen de otro tema porq no quieren q los escuche hablando de negocio por sr el hijo del calvo comunista como le dician y le dicen  para mi fue muy fuerte  ser un niño de  10 años y q el  cristalero del barrio me pegara un a cuchara caliente en  el pecho porq  odiaba a mi padre que le tiraran piedras a mi casa y brujerías  y después nadie sabia nada  todo eso lo da las diferencias y clases sociales  q a causado el gobierno cubano entre su misma población entre sus vecinos e hijos por la política cochina y absurda la vida en cuba para mi se combie¡rtio en una pesadilla  de la cual estaba ansioso por despertar , es verdad q uno desde estos países donde existe otra cultura otras formas de vida , otras costumbres aveces es complicado y difisil insertarse  en la sociedad q no es la de tu país e pasado y paso momentos de soledad   de tristeza de desesperanza y todo por un sueño  por un sueño q en cubana  nunca se podrá realizar mientras existan dogmas y mentalidades añejas y bensidas en fin tu sabes  mejor  y todos los jobenes q de una manera u otra emos tenido q habenturarnos a salir a siegas lejos de nuestra cálida tierra q se echa mucho de menos , yo estudie en cuba soy  de los  planes emergentes de instructores de arte de la habana cuba   me gradué, después pase el servicio militar obligatorio y ya después fui a trabajar   donde me mandaron  a una escuelita  primaria donde me pagaban al mes  300 pesos unos 12 euros es lo q yo gano en  dos horas trabajando en el puerto de la cuidad de la coruña haci es como me gano la vida estibando  y empaquetando pescado, ahora me a pillado una situación muy difisil en  España por lo de la crisis económica política y financiera los gobiernos no saben q hacer y como enfrentar esta crisis y muchos nos encontramos  atrapados bajo una crisis mundial global ,pero bueno tu comentarii es muy apropiado cuba necesita un cambio pero ya y de acorde akl iglo xxI DEACUERDO A LAS RASFORMACIONES Q EXISTEN  Y ES VERDAD SOMOS NOSOTROS LOS Q TENEMOS VIVO AL PAIS Q PASARIA AL GOVIERNO CUBA SI SE ACABARAN TODAS LAS REMESAS FAMILIARES DEL ESTRANGERO ,… BUENO HABLAMOS Y CHAU DIOS TE BENDIGA CBA TIENE Q SERR LIBRE YO LO CREO LO PROCLAMO ….

  • JuanmaYWiey dice:

    Como siempre noticias amarillista y manipuladas. Como siempre el exilio hace lo mismo que tanto critican del regimen castrista. En cuba ponen a eeuu como el malo de la pelicula pero el exilio solo dice lo malo del regimen, nunca pueden decir algo bueno sin echarle sus gotas de intriga y veneno. Que es peor la enefermedad o el remedio? BASTA YA COJONES!!!

  • ilina dice:

    saludos , solo queria decir que es una carta muy real , el futuro de Cuba es incierto pues tanto desde adentro como desde afuera hay mucha doble moral y mucos intereses haciendo para destruir ya no se que ? y ya hasta dudo de la buena voluntad del comandante Fidel eso , ayer estaban dando un serial de Pablo Escobar donde literalmente se jactaban de la facilidad con que entraban la droga a Cuba , eso deja mucho que desear te sientes fustrada , enganada , impotente ,solo queria decirle a Ivan que todo lo que detallo lo vivi yo tambien y emigre por ello y que yo tambien soy izquierdista pues pienso que todos como hijos de dios merecemos ser felices, se viven tantas injusticias a diario en el mundo debido a tanto deficit de valores . todo es una avaricia , bueno en fin . un abrazo Ivan y ojala nuestro pais evolucione y entienda que a pesar de no estar en Cuba somos cubanos ypueshasta los derechos se pierden cuando abandonas tu pais , hay algo mas humillante … cuides hermano y un abraxo a todos los cubanso de la isla y fuera de ella

  • martha dice:

    Ivan!!!!!!!!!!!!!!!! estas “escapao,” majo, que carta mas hermosa y realista  mejor explicada imposible, bieeeeeeeeen.

  • Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Esta carta abierta escrita por un joven cubano esta dando la vuelta en todo internet por ser el sentimiento de muchos jóvenes que hemos tenido que irnos de Cuba por la impotencia de ver que nada cambia en la isla. La carta a……

Llamadas a Cuba

Escriba un comentario

Copyright © 2014 Cuba en Miami. All rights reserved.