Una niña cubana llega a Miami, con las esperanzas de volver a caminar, se trata de Alexa Vidal Prieto, a la pequeña le fueron amputadas las piernas, por una bacteria que contrajo en un hospital de la Isla, este jueves arribó a la ciudad del sol acompañada de su madre, para recibir un tratamiento que le incluirá unas prótesis para que Alexa pueda caminar.

La madre cubana contaba que la niña estaba contenta, porque dice que “se va a poner sus prótesis para caminar con su hermano”.

El Doctor Armando Quirantes, ortopédico sostuvo a la pequeña en sus manos, y le prometió “hacerle unas piernitas” a Alexa.

Rebtel y Cuba en Miami llamadas a Cuba

La niña entró al hospital pediátrico de Marianao, en La Habana a los tres meses de nacida, con fiebre y diarreas, y a los dos días la bebé en aquel entonces contrajo una bacteria que le ocasionó una infección generalizada.

A Alexa que se debatía entre la vida y la muerte, los médicos tuvieron que amputarle las dos piernas.

La niña ahora tiene tres años de edad, y en la Isla la han operado cuatro veces para hacerle las prótesis, los intentos no han fructificado.

Obtuvo una visa humanitaria de EEUU, y con ello la esperanza de caminar con las prótesis.

La madre de la pequeña emocionada, Jacqueline Vidal dijo a su llegada a la ciudad: “esto ha sido un milagro, mi sueño es ver a mi niña caminar”.

El médico Armando Quirantes, dirige la fundación Prótesis sin Frontera, y contó que hace cerca de 10 meses lo llamaron que había una pequeña en La Habana, que había perdido sus piernas, y según el galeno él tiene un compromiso con la niña.

Quirantes le hará las prótesis a Alexa, pero también la tendrá a ella y a su madre, en su casa por un tiempo.

“Es una prótesis muy complicada, por encima de la rodilla, pero esperamos que en seis meses ella pueda salir caminando”, detalló.

El galeno también ayudó a la familia de la pequeña mientras estuvo en La Habana, les enviaba dinero para que pudiesen comprar pañales y llevarla al hospital, y reuniendo contribuciones de varias personas en la ciudad del exilio, compró el pasaje de la niña y su mamá, además de los trámites.

Quirantes envió materiales a los médicos en Cuba, para que le pudiesen hacer las prótesis a Alexa, “la familia la llevó al hospital y le empezaron a preparar las prótesis y no lograron hacer nada perfecto. Le salieron ampollas y no se adaptó. Por suerte, el daño no fue permanente”, acotó.

El especialista fundó desde hace cinco décadas, Prótesis sin Fronteras en Miami, con el objetivo de ayudar a personas de escasos recursos; desde entonces ha traído a niños a la ciudad del sol, de Nicaragua o Angola, devolviéndole las esperanzas, y la valiosa oportunidad de poder caminar.

(Con información de El Nuevo Herald)